"El amor no tiene cura, pero es la única cura para todos los males."

(Leonard Cohen)

Miércoles, 16 Mayo 2012 01:47

Los sueños de los maldecidos

 

El sueño de Amapola

 

Tenía miedo, por todo, pero no más miedo que esas criaturas sino por el no saber donde estaba mi madre y si alguna vez la volvería a ver. Al entrar en aquella puerta la luz desapareció al instante. Era como si estuviera ciega. Tenía que utilizar mis otros sentidos para continuar.

            Caminaba poco a poco, pero lo extraño es que cuando caminaba no sentía el duro suelo, no sentía nada bajo mis pies, pero podía caminar. Era como si estuviera flotando en un mundo lleno de oscuridad y maldad.

-Cuál es tu mayor deseo Amapola?

-Quién me habla –comprendía que esa voz venia de mi cabeza, pero no podía evitar pensar que alguien más estaba allí.

-Amapola, soy tu madre… ven… ayúdame.

-M…mamá?

-Sí hija, ven, ayúdame por favor.

-Ahora voy mamá!

Empecé a correr, pero se me hacia raro correr en la nada, me guie por el ultimo sonido que hizo. Seguía sin ver nada, sin sentir nada, empezaba a asustarme de verdad.

De pronto escuche el canto de una mujer, esa mujer cantaba y reía. Cantaba una melodía dulce y triste a la vez.

-Oh, pero si ya estás aquí, ji, ji

-Eh? Quién eres? Donde estas?

-Oh, perdona, que maleducada soy. Ahora mismo enciendo las luces. –La mujer chasqueo los dedos y miles de velas se encendieron a la vez, por todo el fondo oscuro, por todas partes. Parecían que muchas estaba flotando, pero en realidad me di cuenta de que yo también.

-Oh, mi querida niñita –la mujer me cogió por los hombros- porque estás sola? Estas tan perdida.

-Y…y… mi madre?

-Oh, tu madre… pues… no sé donde está la verdad. Lo siento mucho mi niña.

-Pero si he escuchado antes su voz

-Imaginaciones tuyas, debiste haberme escuchado a mi cantar. A que canto bien?

-Que quieres de mí?

-Oh, directo al grano? No quieres jugar un rato conmigo?

-No! Quiero saber donde esta mi madre!

-Uhmm… creo que con ese tono de voz no puedo hacer mucho. –se dio la vuelta y se marcho.

-Espera, no te vayas.

-Porque no –la mujer apareció detrás de mí. Me giré para verla. Era una mujer muy guapa, la cara blanca como la nieve. Y por el tacto de sus manos en mis hombros noté que eran muy suaves. Pude saber que esa mujer era muy joven.- Me quedaré si no me vuelves a gritar. Quiero ser amiga tuya.

            Me guiño el ojo. Que debía hacer? No podía marcharme no sabía a dónde.

-Vale… em… cómo te llamas?

-Oh, pero que desconsiderada que soy. Estaba tan sorprendida de verte que me olvidado por completa de decirte quien soy. Me llamó Nausícaa y tú?

 

El sueño de Calipso

 

-Mi querida señora. Esta lista para partir?

-Sí, por supuesto, no atrasemos nuestra cita.

-Que hará cuando Eumes y su amigo Ulises encuentren a la niña?

-En ese billete de salida solo puede salir hasta 2 personas, no pienso compartirla con ninguno de los dos. Solo seremos tu mi leal sirviente y yo.

-Oh, muchas gracias mi majestad

            Se marchó haciendo una reverencia. Mi transporte no tardaría en llegar. La niña se encontraba en la ciudad maldita, Sevilla.

 

El sueño de Polifemo

 

Querido diario.

 

            Hoy ha sido un día de locos, perfecto para mí. Me levanté como cada mañana a servirle el desayuno al señor Ícaro, y este día tocaba el almuerzo de Penélope. En el fondo siento pena por ella. Su marido le abandono, hace ya más de 20 años. Perdió a su hija en aquel fatal accidente, del que Ícaro jamás contara, al menos no personalmente. Y ahora está castigada por intentar escapar del que ahora es hoga de todos nosotros.

            Pero no voy a desviar el tema. El asunto de ahora trata de una niña que ha venido del mundo de los vivos. Por lo que sabemos, de momento solo ha habido indicios de que la única que ha pasado en ese muro invisible entre el mundo de abajo y el de arriba es simplemente esa niña, llamada Amapola. Es increíble el parecido de la hija de Penélope y la nieta de Ícaro. Jamás pensé volver a verla. Ja, ja, ja, espero no tener que volver a librarme de esa niña. El pueblo maldito y sus habitantes, los Cicones, están hartos de este lugar. Preferiríamos estar en el infierno… bueno, ya lo estamos. Nos concedieron una segunda oportunidad y que nos dieron... Pues nada, vida eterna en un lugar oscuro y sin alma. No podemos salir más allá de los muros de Sevilla.

            Pero no solamente ocurre aquí, sino en todas partes. Ayer, Ícaro me conto una historia en que la ciudad maldita en realidad es un mundo maldito. Dependiendo en que ciudad hayas muerto te quedas enterrado aquí. A menos que estés demasiado asustado para admitir que estás muerto y aceptas un trato con el diablo.

            Esto no es lo que nos prometieron. Haré caso a Telémaco, el dice saber lo mejor, espero que tenga razón. Dice que empezó su plan para librarse de Ícaro hace unos días. Se referiría a Amapola? La hija idéntica de Ícaro? La que murió hace cientos de años. Ahora reencarnada en cuerpo y alma en la niña de otra mujer?

Publicado en Terror
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.