"Cuando nuestros sueños se han cumplido es cuando comprendemos la riqueza de

nuestra imaginación y la pobreza de la realidad." (Ninon de Lenclos)

 
Jueves, 12 Julio 2012 19:26

El cazador salvaje

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

La casa estaba cerca del río, aquella espantosa casa, era una casa vieja y destartalada. Un buen día, Ken se perdió en el bosque mientras recogía setas. Desconsolado, anduvo sin rumbo fijo, errante, y ya sin esperanza alguna de regresar a casa cuando, de pronto, esa casa emergió de entre la niebla.

Decidió pasar allí la noche. Al entrar, una hondonada de polvo voló por la estancia. Ken dio unos pasos y, de repente, una corriente de aire cerró la puerta de un portazo, lo que hizo que Ken se girase, asustado. Pero de inmediato se relajó. Al rato encontró una cama polvorienta en una habitación repleta de telarañas, la limpió un poco y se durmió.
Pero ésa noche, en las profundidades más oscuras del bosque, un cuerpo despertaba. Ya se había puesto el sol y era hora de cazar. La criatura se incorporó sobre sus patas traseras y comenzó a andar. Al caminar, pisaba involuntariamente trozos informes de carne que desprendían oleadas de hedor al reventar bajo sus pies. La carne podrida no le gustaba, un hombre lobo siempre prefiere la carne fresca recién cazada, aún con la expresión de terror desconsolado en el rostro. De pronto, giró bruscamente la cabeza, había olido algo, e instantes después empezó a correr, ésta vez con las cuatro patas para llegar antes de que escapase su presa. Se dirigía a la casa.
Ken fue despertado por un fuerte golpe proveniente de la puerta principal. Se dirigió al pasillo de entrada y contempló, horrorizado, que la puerta, simplemente, había sido arrancada. Ni siquiera había arrancado un pedazo de madera, no, literalmente, las bisagras habían quedado destrozadas por un tirón fuerte y súbito. Desde luego, quien hubiera hecho esto tenía una fuerza descomunal.
Ken retrocedió lentamente, hasta que se dio cuenta de que no estaba solo, al girarse, se quedó mudo de la impresión; una enorme bestia, semejante a un lobo bípedo de dos metros se alzaba rugiendo ante él. Su primera reacción fue defenderse, de modo que le asestó un fuerte puñetazo en el abdomen. Resultó inútil, sólo logró romperse la muñeca y enfurismar al terrorífico animal. Ken corrió hasta el comedor pero la fiera era mucho más rápida que él. Lo adelantó de un salto, lo acorraló en un rincón de la habitación y… todo terminó. Toda la vida de Ken, sus sueños, sus esperanzas, sus ansias de superarse, incluso ésa chica del campus que de vez en cuando lo sorprendía mirándola y que siempre respondía con una leve sonrisa. Todo eso terminó, en menos de lo que dura un simple zarpazo.
Cuando el lobo abandonó la casa, satisfecho de su festín, allí ya no estaba Ken, tan sólo un espantajo de vísceras esparcidas por el suelo del salón, y un hilo de sangre que de deslizaba por el cristal de la ventana.

Leído 1045 veces

3 comentarios

  • Enlace al Comentario Trysha Jueves, 12 Julio 2012 21:04 publicado por Trysha

    Que final... simplemente grandioso, pero no sé porque siempre espero que se salve... le digo corre corre y nada
    Me encanta , un besote.

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Viernes, 13 Julio 2012 12:37 publicado por Alice_abysm

    Excelente relato, sigo pensando que fue un muy buen detalle esa descripción final, la sangre deslizándose por la ventana fue un lindo toque para completar el final y la muerte horrible del pobre Ken :)

  • Enlace al Comentario Andrew Ryan Viernes, 20 Julio 2012 09:54 publicado por Andrew Ryan

    Un día normal para una bestia sedienta de sangre xd Buen relato

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.