"El azar tiene muy mala leche y muchas ganas de broma."

(Arturo Pérez Reverte)

Miércoles, 13 Febrero 2013 22:27

Lo hago por ti

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

 

-Mi precioso niño- la mujer se inclinó para abrazar al niño que permanecía dormido sobre la cama- Eres tan precioso mi niño, mamá te ama-

 

La mujer deposito un tierno beso en la frente del angelito que dormía y salió del cuarto sin hacer ruido. Tomó su bolso oscuro y pasó la correa por su cuello para que colgara hasta su cintura. Se acerco al hombre que estaba leyendo el periódico mientras escuchaba las noticas en la TV.

 

-Ya me voy querido-

-Ten cuidado y llámame si quieres que vaya a buscarte-

-¿Seguro que no quieres venir?-

-Tengo que cuidar a nuestro niño, no podemos dejarlo solo-

-Claro que no- respondió la mujer con una sonrisa y se acercó para besarlo- Nos vemos cariño-

-Nos vemos, que te vaya bien con esas cotorras-

-No le digas así a mis amigos- replico fingiendo enojo y luego se marchó  riéndose.

 

El hombre la vio salir y esperó unos segundos para levantarse e ir al cuarto contiguo. Se acercó al niño que dormía y luego miró el techo estirando la mano en vertical para comprobar que el sistema de ventilación que había instalado, funcionara correctamente. Chequeo que la ventana estuviera bien cerrada, se arrodilló para mirar bajo la cama y comprobar que los aromatizantes funcionaran correctamente. Asintió despacio y miro al niño que permanecía en la misma posición para luego salir. Todo estaba en orden.

 

Un fuerte ruido lo hizo despertarse, se había quedado dormido sobre el sillón mientras miraba la TV, vio el rostro enfurecido de su mujer y las lagrimas que corrían por sus mejillas. Se levantó para acercarse y abrazarla.

 

-¿Qué ocurre, amor?-

-Esa estúpida de Nelly no se cansa de decir mentiras-

-¿Qué te dijo ahora?-

-Que nuestro hijo había muerto, ¿Te lo puedes creer? Dijo que debía superarlo de una maldita vez porque daba pena-

-Eso no es cierto, querida, ven-

 

La tomo de la mano para llevarla al cuarto contiguo y que viera al niño que dormía, se ganó tras la mujer para abrazarla.

 

-Nuestro hijo duerme tranquilamente, ¿Ves?-

-¿Y porque Nelly dice esas basuras?-

-Porque está celosa, tienes un hijo precioso, un marido que te idolatra y haría cualquier cosa por ti, una bella casa y un trabajo envidiable en el hospital ¿Y ella que tiene? Un marido que se pasa el tiempo borracho o buscando la forma de conseguir dinero para comprar alcohol. Solo son celos amor-

-Tienes razón- se volteó sonriendo para besarlo y luego se acercó a besar la frente del niño- Los amo a los dos-

-Nosotros también te queremos, amor-

-Oye, hay un olor raro aquí ¿No crees?- el hombre la miro unos segundos.

-Yo no huelo nada-

-Deben ser ideas mías, vamos al cuarto para que el niño descanse-

-Ve tú, dejare todo bien cerrado y voy-

-Claro cariño-

 

EL hombre esperó que la mujer saliera y luego cerró la puerta para acercarse al niño que dormía y lo destapó con cuidado. Se inclino para mirarlo de cerca y arrugó un poco la nariz.

 

-Mierda, ya se está pudriendo y tenía que ser hoy- se alejó un poco mirando a su alrededor- Y este apenas lleva una semana, quizás si mejoro el sistema de ventilación, aromatizantes más fuertes- salió del cuarto y se encontró con su mujer.

-¿Ocurre algo cariño?-

-Me acaba de llamar Roy, quiere que le ayude a mover un-no-sé-que  a su cochera-

-¿Tienes que ir ahora?-

-Volveré pronto, lo prometo-

-Bueno- lo besó sonriendo.

-No me esperes despierta, amor-

 

Se colocó una chaqueta y montó su auto para conducir por la ciudad. Llego al parque y se bajó pensativo. Tenía que solucionarlo pronto o su mujer se daría cuenta y… escuchó una voz y se acercó al un niño castaño que jugaba con las flores que crecían entre el pasto. Eso era, ya había encontrado la solución, con la ventilación correcta, los aromatizantes más fuertes y algo de rosas bajo la cama, eso cubriría el olor a putrefacción durante al menos una semana o semana y media. Tenía que hacerlo por ella, porque le partiría el corazón a Alice si la forzara a aceptar que su verdadero hijo murió hace un año cuando salió aquel día de lluvia. No quería que siguiera culpándose por eso, Alice merecía ser feliz y él lo cumpliría, haría todo para que ella fuera feliz, incluso regalarle todos los niños necesarios que ocuparían ese cuarto vacio. Todo por ella, todo por su querida Alice.

 

-Hey- el niño se volteo curioso. Era parecido a su hijo, era perfecto- ¿Y tus padres?-

-No sé… me escape de casa-

-¿Por qué?-

-Porque ellos me retaron-

-Mmm, es peligroso que estés aquí, hay mucho loco suelto a esta hora-

-¿De verdad?-

-Sí, ven conmigo, yo te llevare a un lugar seguro-

 

EL niño tomó su mano y el hombre lo llevó hasta el auto, cerró la puerta y rodeo la parte delantera del auto mientras sacaba un cuchillo. Dudo unos segundos antes de abrir la puerta del conductor. ¿Cuántos iban hasta ahora? ¿Veinte? ¿Treinta? Puede que más. ¿Cuántos más harían falta? Eso ya no importaba ahora, todo era por ella, todo lo hacía por su querida mujer.

 

Lo hago por ti”

 

Y con ese pensamiento se convenció que era lo correcto. Subió al auto y condujo hacia las afueras de la ciudad para preparar todo. Ya no había marcha atrás.

 

“Todo… lo hago por ti”

Leído 969 veces

3 comentarios

  • Enlace al Comentario Trysha Jueves, 14 Febrero 2013 11:48 publicado por Trysha

    ohh que triste... que miedo... no es mas facil robarse uno vivo???
    y criarlo?? digo... una idea :P

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Jueves, 14 Febrero 2013 20:58 publicado por Alice_abysm

    Jajaja, se estudiara tu idea antes de considerarla XD es broma. Gracias por comentar, un beso :)

  • Enlace al Comentario Blacknordok Viernes, 15 Febrero 2013 16:08 publicado por Blacknordok

    Estoy de acuerdo, este mismo que se ha escapado de casa habría sido perfecto para lavarle el cerebro y hacerle creer que era su hijo XDD

    Y yo que al principió pensaba que la loca era la madre XD

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.