"No puede impedirse el viento. Pero pueden construirse molinos."

(Proverbio holandés)

Martes, 30 Octubre 2012 10:56

Bienvenido, ¿Desea pedir algo, señor?

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

 

-Bienvenido al restaurante Marple, ¿Desea pedir algo, señor? La especialidad de hoy es “el plato misterioso”

 

Observé al hombre unos segundos, vestía un pantalón de tela negro y una camisa blanca, una corbata de moño adornaba su cuello y una sonrisa dominaba sus labios.

 

-¿Plato misterioso?- lo miré entregándole mi chaqueta- Vale, vamos a probarlo-

-Por aquí, por favor-

 

Me condujo hasta una de las mesas que había junto a la ventana, acomodó mi chaqueta en la percha de la entrada y luego fue hacia la cocina sin dejar de sonreír.

 

-Maldición, ¿Qué hay de bueno para sonreír como idiota?-

 

Tomé la servilleta para enredarla entre mis dedos e intentar que el tiempo trascurriera más rápido. Cerré mis ojos con fuerza, intentando infantilmente, que todo a mí alrededor desapareciera, cosa que obviamente no ocurrió.

No quería pensar en eso, no quería recordar como el bastardo de mi hermano se fugó con mi mujer el día del matrimonio, ¿Acaso podía haber algo más horrible que te dejen plantado en el altar? Claro que no, al menos para mí, no.

Mi mente divagaba en viejos recuerdos, como aquella vez en que fuimos a la playa, solo los dos, jugamos en la arena, nos bañamos y por la noche, nos sentamos cerca de la orilla para contemplar el tranquilo mar. Esa semana fue la mejor de mi vida.

¡Basta Gabriel! Deja de pensar en “pasado” esto es el “presente”, ¿me oíste bien? P-R-E-S-E-N-T-E… esa mujer se fue con tu hermano, ambos tuvieron una bonita velada romántica en tu habitación.

 

Sacudí la cabeza ignorando esos comentarios, no era tiempo para perderme en mis pensamientos. Escuche una voz que reconocí de inmediato, era el mesero que me atendió en la entrada.

 

-¿Desea algo para tomar, señor?-

-Mmm, tráeme una botella de vino, la mejor que tengas-

 

Vale, planeaba emborracharme en aquel restaurant, ¿Acaso un hombre despechado, no tiene derecho a borrarse en alcohol?

El mesero se retiro con una extraña sonrisa en sus labios, preferí ignorarlo y continuar hundiéndome en mi miseria. De seguro mi amada debe estar muy bien con ese infeliz de mi hermano, tiene un buen trabajo, una casa grande y bonita, incluso un perro, ¡Un maldito perro de raza pura! Ese infeliz siempre ha tenido mejor suerte que yo.

 

Comencé a beberme toda la botella como si fuera agua. En cosa de unos minutos (De hecho fue una hora pero estaba tan borracho que no me di cuenta) estaba teniendo estas conversaciones “profundas” con mi consciencia. Lo malo era que estaba tan borracho que no me di cuenta que pensaba en voz alta.

 

-Esa zorra se merece lo peor, mira que dejarme por el infeliz de mi hermano, ¿Qué tiene de bueno ese imbécil?- me reí estruendosamente- Todo lo que tiene es gracias a mi- me levante de mi mesa enojado- ¡Escucharon todos! ¡Todo lo que tiene es gracias a mi!-

 

Mi boca seguía abriéndose y cerrándose, mientras gritaba incoherencias que mi estado etílico me impediría recordar después. El mesero de la entrada, me tomó por los hombros y me llevó a la cocina sin dejar de sonreír.

 

-Vale Gabriel ya has bebido mucho-

-Ese infeliz me quito todo- lo mire confundido- ¿Cómo sabes mi nombre?-

-¿Por qué no habría de saberlo? Te llamas Gabriel Launger, veintisiete años de edad, hace dos días tu prometida te dejo plantado en el altar y se fugó con tu hermano-

-¿Eh? ¿Cómo sabes todo eso?-

-Te he estado observando- se acercó para arrinconarme contra la pared y luego susurró a mi oído- Puedo ayudarte-

-¿Ayudarme?-

-Así es, yo puedo darte lo que tanto anhelas- un escalofrió recorrió mi cuerpo cuando lamio mi oído despacio- Pero todo tiene un precio-

-¿De qué hablas?-

-No te hagas el inocente, sabes muy bien a lo que me refiero, todo es cosa de que lo pidas y cerremos el trato-

-¿Lo harás?-

-Sí pero a cambio de algo, ya sabes, no hago caridad-

-Bien, te daré lo que quieras pero…- dude un poco pero luego mi voz sonó firme y fría, incluso yo me asuste por el cambio- Hazlos desaparecer-

-Así será-

“””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””

 

Y aquí es donde estoy yo, con enormes lagunas mentales del día anterior. Fui al restaurant Marple, pedí el especial del día y una botella de vino, rememore a mi amada, al bastardo de mi hermano, bebí de más, todo comenzó a colocarse borroso, recuerdo a ese mesero en la cocina, que me dijo algo al oído… algo de que pidiera lo que quería, algo de un trato y un… así será. ¿Qué demonios fue lo que hice?

 

Entre al restaurant Marple, con el propósito de aclarar todo lo ocurrido la tarde anterior. El mismo mesero me recibió en la entrada con una amplia sonrisa, por unos segundos creí que esperaba mi llegada. Me condujo hasta la misma mesa del rincón y luego fue a la cocina.

Lo primero que noté, fue que estaba solo en el restaurant, no había nadie más, cosa rara, ya que era medio día, a la hora del almuerzo, este lugar suele llenarse de voraces clientes.

El mesero regreso con una bandeja, cosa extraña porque no he ordenado nada. Dejo un gran recipiente en el centro de la mesa, cubierto con una tapa ovalada metálica.

 

-¿Qué es esto?- dije disgustado- No he pedido nada-

-Claro que sí, estoy muy seguro que esto es suyo- asintió varias veces- Nunca me equivoco-

-He dicho que no pedí nada, ni siquiera he abierto la boca desde que entre-

-No señor- dijo sonriendo- Esto es suyo, puedo dar fe de ello, ahora sea un buen chico y cómaselo todo, “¡bon appetit!”-

 

Se marchó a la cocina dejándome con el misterio recipiente. Resignado opte por lo simple, comérmelo y luego aclarar mis dudas respecto al día anterior. Destapé la comida sorpresa y dejé caer la tapa de metal, que produjo un fuerte estruendo al chocar contra las baldosas del piso. Me cubrí la boca con la mano pero el asco fue más fuerte, así que me gire a un lado y vomite lo poco y nada que desayune en la mañana (una taza de café). Cuando logré controlar las arcadas, llame al mesero señalando la bandeja metálica.

 

-¿Qué mierda es esto?-

-Su almuerzo, señor. Ahora coma o se enfriara-

-Tienes que ser una broma, ¿Qué significa esto?-

 

Observé las dos cabezas que estaban sobre la bandeja de plata, mi amada y mi hermano. Ambos cocinados juntos a las más finas hierbas.

 

-Se lo dije ayer señor, puede pedir lo que quiera pero hay un precio a cambio, yo cumplí matando a las personas que usted me señalo pero que desaparezcan, eso corre por su cuenta. Ahora comience a comer, antes de que se enfrié-

-Pero-

-Y ni se le ocurra irse antes o dejarme con la comida servida, que no le gustara nada lo que hare al respecto- se inclino para susurrarme al oído-Usted tiene un buen sabor, el despecho le da un toque exquisito-

 

Lamio mi oído y se marchó a la cocina sin dejar de sonreír.

Observé mi repugnante comida y entonces vi como un cliente entraba. Dirigió su mirada a las dos cabezas que estaban servidas en mi mesa y luego se sentó en la mesa junto a la mía. El mesero le trajo una bandeja con dos pies en su interior. Poco a poco el restaurant se fue llenando y el mesero repartía los “repugnantes” platos, en ese momento comprendí que no era el único que hizo un trato con ese sujeto. Me resigné a mi fortuna y comencé a comer de a poco, extrañamente sabía muy bien.

 

Cada miércoles iba al restaurant Marple para terminar de saldar mi trato, ya solo me quedaban un par de manos y ya. El mesero me observó sonriendo y retiro el plato vacio de la mesa.

 

-¿Desea servirse algo más, señor?-

-Es todo por hoy- me levanté tomando mi chaqueta- Nos vemos-

-Hasta luego-

 

Cruce el umbral de la puerta con una extraña paz dominando mi alma. Por la acera se acercó un sujeto de aspecto demacrado, me recordó a mí, así llegue yo al restaurant hace unas semanas. Me volteé para mirar al mesero que lo recibía sonriendo.

 

-Bienvenido, ¿Desea pedir algo, señor?-

 

Esboce una sonrisa para dirigirme a mi trabajo, quizás vuelva el próximo miércoles. 

Leído 3076 veces

5 comentarios

  • Enlace al Comentario Trysha Martes, 30 Octubre 2012 13:27 publicado por Trysha

    Nunca es tarde para empezar a ser vegetariana... puacjjjj
    ammm creo que ya no comere fuera de casa por un tiempo.
    me encanto jaja no sé de dónde sacas esas ideas... mejor ni saber... pero me encantan
    un besote.

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Martes, 30 Octubre 2012 16:28 publicado por Alice_abysm

    jajajaja, solo tengo demasiada creatividad/Imaginación XD e inspiración no me falta, por el momento.
    Gracias por leer y comentar, un beso :)

  • Enlace al Comentario Blacknordok Martes, 30 Octubre 2012 19:26 publicado por Blacknordok

    Digno de la matanza de tejas o Hanibal, seguro que a esa gente les encantaría el local XD

    Macabro hasta la médula, es estupendo XD

  • Enlace al Comentario Mandragás Miércoles, 31 Octubre 2012 03:10 publicado por Mandragás

    XDDD Buenísimo Alice, que rica carne, de los gluteos deben de salir unos filetes exquisitos. Bravo.

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Miércoles, 31 Octubre 2012 09:53 publicado por Alice_abysm

    Jajaja, no creo que me gustaria probar esos filetes XD
    Si algo dejo en claro hannibal, es que carne es carne y a gusto del consumidor todo es comestible XD

    Gracias a ambos por leer y comentar, un beso :)

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.