"El azar tiene muy mala leche y muchas ganas de broma."

(Arturo Pérez Reverte)

Miércoles, 24 Octubre 2012 17:42

Haré que todos sean felices

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

 

Hace mucho tiempo o puede que no hace tanto, en un lugar lejano o puede que sea un lugar cercano. En el oeste o quizás en el este, en todos esos lugares o puede que en ninguno, existía un hermoso y tranquilo pueblo llamado Maine. Un día, el chico de cabello negro, tuvo una idea, fue algo fugaz, un pensamiento repentino que se reveló ante él como una gran verdad.

 

>>Todos en el pueblo están muy tristes- dijo el chico de cabello negro- Si tan solo pudiera hacer que sus rostros se iluminaran con una sonrisa<<

 

Se quedó en la acera pensando y pensando, tenía que encontrar la manera de que todos en el pueblo fueran felices. Luego de ver como un grupo de niños corría tras una mugrosa pelota de trapo y un chico golpeaba a un perro, corrió a casa.

 

>>Tengo que hacer que todos sean felices- Pensó el chico decidido<<

 

Se encerró en su habitación sin dejar de pensar en cómo conseguirlo. La primera noche no sirvió de nada, la segunda fue aun más inútil, la tercera, el sueño estuvo próximo a vencerlo y a la cuarta noche, cayó rendido por el cansancio.

 

>>Tengo que hacer felices a las personas en el pueblo<<

 

Un día, su padre regresó de la ciudad luego de un trabajo. El chico de cabellos negros, tomó el diario que había dejado sobre la mesa y lo leyó curioso. Cuando dio vuelta la página cuatro su tan ansiada idea vio la luz. Una sonrisa de satisfacción se apoderó de sus labios.

 

>>Esta es la solución<<

 

Esa misma noche puso en práctica su gran idea. Al amanecer la sonrisa volvió al rostro de todos los habitantes del pueblo. Visitó casa por casa, asegurándose que todos estuvieran felices, que la sonrisa reinara en cada hogar.

Regresó a su casa muy cansado y se recostó un momento para pensar en lo que había hecho. La noticia del diario era muy clara.

 

“En la ciudad de Amithy, una mujer había asesinado a toda su familia, acomodó los cadáveres alrededor de la mesa para beber el té como una gran familia feliz”

 

Luego de eso la idea vino a su mente, ¿Cuál es el momento del día en que todos olvidan sus problemas? Simple, cuando duermen. ¿Cómo inmortalizar la sonrisa en el rostro de todos? Simple, luego de matarlos.

 

Cuando volvió a despertar, el chico de cabellos negros dio un paseo por el pueblo, entonces cayó en cuenta de una gran verdad.

 

>>Ahora que todos son felices para siempre… me siento muy solo- Dijo tristemente- Muy solo<<

 

Deambuló por las desiertas calles asomándose en cada ventana de cada casa. Todas las familias estaban reunidas alrededor de la mesa con una gran sonrisa adornando sus inanimados labios.

 

>>Yo también quiero ser feliz- Dijo el chico de cabellos negros- Quiero unirme a la felicidad de todos ellos<<

 

Regresó sobre sus pasos hasta su casa, contempló a su amada familia entorno a la mesa y se sentó sosteniendo el arma.

 

>>Yo también quiero ser feliz, feliz<<

 

Llevó el arma a su cabeza sonriendo pero entonces una duda rondó en su mente. 

 

>> ¿Y si no muero?<< 

 

Había oído sobre gente que luego de darse un tiro en la cabeza quedaba en estado vegetal o la bala pasaba limpiamente.

Descartada la idea de la pistola, tomó un cuchillo de la cocina pero entonces una duda rondó su mente de nuevo.

 

>> ¿Y si no muero?<<

 

El cuchillo podría desviarse de su rumbo y no causar el efecto deseado. Descartó la idea y entonces pensó en otras cosas, que una a una descartó. El fuego, podría no funcionar y dejar marcas dolorosas. El agua, las personas que habían sobrevivido hablaban de una nueva vida y eso no era agradable. Una soga atada al cuello, ni de broma, era lento y corría muchos riesgos de que fallara, ya sea rompiéndose la soga o la viga de madera.

 

>>No quiero estar solo<<

 

El chico de cabello negro decidió hacer un viaje, buscaría un lugar donde sentirse acompañado y aplacar la tristeza. Luego de caminar un par de kilómetros, llegó al pueblo de Leira, se unió a una pequeña pero cálida familia. Con el correr de los días se dio cuenta de una gran verdad.

 

>>Todos se ven muy tristes… y han sido tan buenos conmigo, ¿Qué puedo hacer para que sean felices?<<

 

Entonces el chico de cabello negro, repitió la idea que tuvo en Maine, dibujo amplias sonrisas con un cuchillo sobre los inertes labios de los cadáveres del pueblo.

 

>>Ahora que todos son felices… estoy muy solo, ¿Por qué no puedo ser parte de su felicidad?<<

 

Todos en el pueblo de Leira eran felices pero el chico de cabello negro estaba muy solo. Entonces tuvo la idea de viajar hasta el siguiente pueblo. Nuevamente descubrió la miseria en que vivían y decidió hacerlos felices, pero volvió a quedarse muy solo.

Viajo de pueblo en pueblo para encontrar un lugar donde ser  feliz pero siempre obtuvo el mismo resultado, todos eran felices y él se quedaba solo.

 

Finalmente llegó al comienzo. Estaba de regreso en Maine. Todo el mundo era feliz pero el chico de cabello negro estaba solo, muy solo. Observó sus deterioradas manos, por el cruel paso del tiempo y se sentó a la mesa junto a los cadáveres putrefactos de su familia.

 

>>No es justo, he hecho felices a todo el mundo pero me he quedado muy solo, estoy tan solo… ¿Quién soy? <<

 

Esa última pregunta lo desconcertó de sobremanera, si ya no existía nadie en el mundo, si ya no había nadie en el mundo que pudiera dar fe de su existencia, entonces…

 

>> ¿Quién soy?<<

 

El chico de cabello negro comenzó a reír frenéticamente, recorrió la mesa con la mirada y entonces otro  pensamiento ocupó su mente.

 

>>Tengo hambre… ¿Qué hay de comer?- Dirigió su mirada hacia su mano derecha que estaba sobre el plato- ¡Carne blanca! Mi favorita<<

 

Y el chico de cabello negro comió, comió, comió y comió hasta que sació su hambre y acabó con lo que antes era su brazo derecho. Entonces fue consciente de otra realidad.

 

>>Mmm… tengo sed<<

 

Inclinó su cabeza para llegar a su hombro derecho y comenzó a beber los hilos de sangre que aun caían de su inexistente brazo. La cena estuvo deliciosa, comió y bebió hasta que ya no pudo más. Observó a su putrefacta familia que un sonreía y su vista comenzó a tornarse borrosa por la pérdida de sangre.

 

>>Creo que dormiré un poco… mañana veré como ser feliz- dirigió su mirada a su pierna derecha que tenía unas marcas dejadas por el tenedor- Sí… mañana tendré carne para el desayuno<<

 

Entonces el chico de cabello negro cerró sus ojos para caer en un exquisito estado de letargo o esperar la muerte. Lo que llegara primero.  

Leído 2210 veces

4 comentarios

  • Enlace al Comentario mi nombre es... leobardo!!! Miércoles, 24 Octubre 2012 18:46 publicado por mi nombre es... leobardo!!!

    en verdad es un placer leerte, me dejo fascinado tu relato.

  • Enlace al Comentario Blacknordok Jueves, 25 Octubre 2012 13:18 publicado por Blacknordok

    Eso sí es perder la cabeza XD Genial, podrías haberlo presentado para halloween.

  • Enlace al Comentario Trysha Jueves, 25 Octubre 2012 16:05 publicado por Trysha

    Estoy de acuerdo con lo de que deberia haber concursado, es un poco... espeluznante... Felicitaciones

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Jueves, 25 Octubre 2012 16:08 publicado por Alice_abysm

    Jajaja, tuve un debate interno y decidi que este no iria al concurso, escribi otro con mas gore pero lo dejare para publciarlo en categoria de terror XD Mi ultimo de halloween ya lo publique, es algo más de lo mio, Locos XD
    Gracias por leer y comentar, un beso :)

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.