"Las cadenas del hábito son generalmente demasiado débiles para que las sintamos,

hasta que son demasiado fuertes para que podamos romperlas." (Samuel Johnson)

Jueves, 06 Septiembre 2012 17:22

Mi único pecado es la cortesía (3/4)

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

 

Había logrado llegar sin problemas hasta el primer piso de la prisión, había varios cadáveres en los pasillos y lamentablemente yo no fui quien los asesino. En una de las celdas encontré a un hombre que me observo fijamente, pude ver en esas orbes oscuras que ya esperaba la muerte, cosa que me recordó un poco a Alice… seguramente me estarían esperando a las afueras de Ashton, es mejor que me de prisa.

 

Jack observo fijamente al reo que permanecía encadenado a la pared y le pregunto por la cocina, el hombre le indico que estaba en el segundo piso hacia la izquierda, la cuarta puerta. Jack se estaba marchando pero se volteo un poco curioso.

 

-No me rogaras porque te libere- el hombre solo sonrió.

-Somos fieles a nuestra naturaleza, si nuestras posiciones se invirtieran, yo no movería un musculo para ayudarte- Jack sonrió emocionado.

-Wow, es la primera vez que escucho a alguien hablar con tanta lógica, me agradas- le apunto con el arma y disparo para liberar su tobillo de la cadena- te aconsejo que salgas pronto- se estaba hiendo cuando se regreso sobre sus pasos y sacó una tarjeta de su pantalón- Estaba guardando esto para alguien especial pero ten, si apetece puedes unirte- el hombre tomo la tarjeta despacio.

-¿Black Roses? ¿Es una especie de culto?- Jack se rio.

-Claro que no, somos simples humanos que no niegan su esencia-

-Lo pensare- dijo el hombre de orbes negras-

-Bye-

 

Jack se marcho corriendo por el pasillo hasta llegar a la escalera que lo llevaría al segundo piso. Por el corredor vio a dos policías que agonizaban en el suelo, se acerco a ellos arrodillándose.

 

-Principio 6 de Black Roses, una muerte rápida- le disparo en la cabeza y con suma delicadeza cerró sus ojos- Descansa en paz-

 

Repitió la acción con el otro hombre y continúo su camino. Sus principios era lo único propio que tenia, se regía por ellos para actuar y vivir. Mientras corrió comenzó a recordar el momento en que le propusieron unirse a “Black Roses”, la niña le había dicho que sus habilidades y su raciocinio eran fundamentales para cumplir los principios en que se basaba la agrupación y con los cuales cambiarían el mundo a un lugar mejor.

 

-Alice…- sonrió al percatarse que su afecto hacia ella no había disminuido en lo más mínimo- Es mejor que me de prisa-

 

Finalmente dio con la cocina, antes de comenzar los preparativos para huir tomó una manzana que estaba sobre la mesa de madera y se sentó a comer. Todo el movimiento anterior le había abierto el apetito y sabía muy bien que las personas no pensaban bien cuando tenían hambre.

Estaba comiendo un yogurth cuando un hombre se asomo en la puerta, ambos se miraron fijamente y luego el sujeto se fue corriendo por el pasillo. Jack ladeo un poco la cabeza.

 

-Eso fue raro-

 

Termino su yogurth y comenzó a mover los balones de gas, a juzgar por el tamaño de la cocina, tenía que haber otra en el piso superior, largo la llave de paso y dejo su encendedor pendido en un rincón de la cocina, se aseguro que la ventanas estuvieran cerradas y cerró la puerta para ir al tercer y último piso. Busco en las habitaciones encontrando cadáveres y algunos que agonizaban, a quienes les dio una muerte rápida. Finalmente dio con la cocina e hizo lo mismo que la vez anterior, dejo las tres llaves de paso abierta, cuando estaba por marcharse vio algo que llamo su atención, abrió el contenedor olfateando su contenido y sonrió.

 

-¡Sí!- dijo sonriendo y dando una vuelta victoriosa- Ahora será divertido-

 

Comenzó a recorrer los pasillos tirando el combustible por donde pasaba, roció varias habitaciones, encendió un fosforo y lo arrojo al combustible viendo como las llamas se extendían por el liquido inflamable. Corrió al segundo piso y haciendo un rápido calculo mental, salto por una de las rotas ventanas. Fue una caída de cerca de siete metros, giro en el suelo y el dolor fue tolerable, lo suficiente para que corriera hacia el auto que Roy había dispuesto para él, subió sonriendo y encendió el motor mientras miraba la prisión. Algunos reos aun salían corriendo y otros policías intentaban detenerlos disparando a matar. Dio un pequeño silbido y lo tan ansiado ocurrió, una fuerte explosión remeció la edificación y a los pocos minutos le siguió otra que provoco que parte de la estructura cediera. Dio por concluida su misión y se dispuso a irse cuando su mirada se cruzo con la de dos policías.

 

-Mierda-

 

Acelero para alejarse del lugar mientras una patrulla lo seguía a toda velocidad. 

Leído 2462 veces
Más en esta categoría: « Alone (26) Alone Epilogo »

3 comentarios

  • Enlace al Comentario Trysha Jueves, 06 Septiembre 2012 19:11 publicado por Trysha

    Bueno si sabia que lo buscaban... pero debio ser cortes con ellos y saludar, no??
    donde estan esos modales¡¡
    jajaja me gusto mucho... un nuevo recluta... un principio... cuantos son?? genial.
    Besote.

  • Enlace al Comentario Blacknordok Jueves, 06 Septiembre 2012 19:22 publicado por Blacknordok

    Espero volver a ver al preso a quien le da la tarjeta XD, me pregunto cuales serán los otros principios de Black Roses, sin duda es una organización interesante. Pero el hecho de que esté dirigida por una niña levanta muchas preguntas.

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Viernes, 07 Septiembre 2012 01:43 publicado por Alice_abysm

    jajja, si, jack se comporto mal al no despedirse pero tampoco podia pensar mucho si lo iban a capturar XD perdonemosle la falta de modales por ahora.
    Seguramente volvera a aparecer el reo de este capitulo, con uno propio que abarque el momento cuando jack le dio la tarjeta y su decision. En cuanto a la niña, si te fijas bien tiene doble personalidad Alice/Lacie, el proximo sera de ella y su idea de fundar Black roses.
    Gracias por leer y comentar :)

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.