"Hay dolores que matan: pero los hay más crueles, los que nos dejan la vida sin permitirnos jamás gozar de ellas." 

(Antonie L. Apollinarie Fée)

Lunes, 08 Abril 2013 21:09

La bestia enjaulada (41) Final

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

 

La bestia enjaulada.

 

Joshua apresuró sus pasos, buscando frenéticamente entre los callejones donde vio desaparecer a Liam. Estaba comenzando a desesperarse cuando escuchó un disparo. La idea de que Sam estuviera herido o peor aún, muerto, lo aterró.

 

-¡Sam!-

 

Joshua apresuró sus pasos y vio como Sam estaba con los ojos cerrados y Liam sostenía la pistola. El menor abrió los ojos despacio, sin mostrar expresión alguna.

 

-¿Por qué?- Liam bajó el arma.

-¿Sabes que he pasado los últimos meses tras de ti?- Sam asintió- Desde que mataste a todos los integrantes del Necrorismo, mi único objetivo ha sido ir tras de ti, deje todo por encontrarte y ya lo hice, eso es todo-

 -¿Qué? ¿No vas a matarme?-

-Pensaba hacerlo, Sam pero he descubierto tantas cosas últimamente que ya no sé qué pensar, no sé si tú eres el malo o lo son nuestros superiores pero si tengo algo claro-

-¿Qué cosa?-

-Si te dejo ir, esos hombres volverán a aparecer, porque quieren deshacerse de todo lo que los relacione con Leira o Vanderpasth-

-En simples palabras me usaras como cebo-

-Suena feo que lo digas así- respondió Liam guardando el arma- No te quedes ahí mirando, Joshua, no pienso matar a tu hermano- el mayor se acercó a Sam- Vamos a hacer una pequeña tregua, supongo que necesitare todo lo que tenga a mi alcance-

-Tengo una mejor idea, mejor te mato aquí y ahora- respondió Joshua.

-No- dijo Sam- Liam tiene razón, si vamos a enfrentarnos a esos sujetos, necesitamos toda la ayuda posible, una pequeña tregua hasta que acabemos con esto y luego, no tendré piedad contigo Liam-

-Ni yo- ambos se dieron la mano- Ahora váyanse, la policía llegara pronto y-

-No, no, no, así no funciona esto-

 

Los tres se voltearon al oír una voz femenina. La mujer de cabellos castaños les apuntaba con un arma mientras negaba despacio.

 

-No tesoros, no podemos dejar cabos sueltos y me temo que ustedes, serán una molestia en el futuro-

-¿Quién eres?- pregunto Joshua mientras se ganaba frente a Sam, cubriéndolo de un posible ataque.

-Eso no es de su incumbencia-

-Pero a mi si me incumbe- la mujer sonrió.

-Pensé que estabas lejos de aquí, Misha-

-Ya ves, no puedo dejar a los niños solos o provocan un caos, ahora- se acercó para quedar tras la mujer y apuntarle a la nuca- ¿Quién eres?-

-Puedes disparar si quieres- el cirujano frunció el ceño.

-Joshua, llévate a Sam de aquí, los demás esperan a tres cuadras hacia el este, te sugiero que te apresures, la policía está en los alrededores-

-Eres un imbécil- siseo Joshua apuntándolo con un dedo- ¡¿Por qué demonios te ayude si no dudas en venir aquí y joderlo todo?!-

-¡¿Joderlo?!- Misha frunció el ceño- SI no fuera por mí estarías muerto-

-Ya, ahora te hare un altar en mi habitación-

-¡Eres un imbécil, Joshua! Al menos dame las gracias-

-Claro, ¿Por qué debería agradecerte? Por intentar matarme, no, mejor aún, por intentar matar a Sam, por haber usado a mi hermano para llegar hasta mí, ¡¿Te gusta ese agradecimiento?!-

 

Sam intercambio una mirada con Liam, no podía creer que su hermano y Joshua comenzaran a pelear de nuevo cuando tenían a esa mujer que quería matarlos. Su temor se confirmó en cosa de segundos, la castaña se dio un giro por la derecha de Misha y quedó tras él, doblándole el brazo con que sostenía el arma y apretó su hombro hasta hacer que la herida sangrara.

 

-Mierda…- el cirujano  gruño despacio- ¡Esto es tu culpa, Joshua! Si dejaras de comportarte como un maldito crio durante cinco minutos-

-¡¿Yo tengo la culpa?! Tú eres el imbécil que permitió que le quitaran el arma-

-¡Tú comenzaste!-

-¡Ya basta!- grito Sam- Tenemos mayores problemas que sus peleas-

 

Misha y Joshua se miraron sin disimular su malestar con el otro. La castaña empujó al cirujano para dejarlo a los pies de Liam y les apuntó con el arma.

 

-No quiero que te entrometas en esto, Misha, ¿Tienes idea de lo que dirá él si algo te pasa?-

-¿Él?- pregunto Misha mirándola- ¿Cómo que “Él”?-

-Como sea- dijo la castaña- Supongo que mientras no te mate estará bien- la mujer miró su reloj- Llegas tarde-

-Lo siento, un pequeño retraso, está lleno de policías por los alrededores- dijo un hombre de cabellos negros y ojos pardos- Hola chicos-

-¿Hay más gente que debamos conocer?- soltó Joshua cruzándose de brazos- Maldición, Misha, ¿Con quién te estás juntando? Cada vez aparecen sujetos más raros-

-Bueno, me encantaría responder tu pregunta pero no tengo idea de quienes serán ellos- respondió el cirujano- No pensé que tanta gente estuviera buscándome, de verdad estoy intrigado-

-Este chico me agrada- dijo el hombre de ojos pardos.

-Cállate- ordenó la castaña- No has venido a hacer un nuevo amigo-

-Relájate mujer, te saldrán canas y arruinaras esa linda carita que tienes-

 

Misha intercambio una mirada con Joshua y ambos asintieron casi imperceptiblemente. El cirujano se abalanzó sobre la mujer quitándole el arma mientras Joshua se encargaba del extraño. Liam tomó la mano de Sam para dirigirse a la salida del callejón, seguidos de Joshua y Misha. Apenas salieron del callejón, vieron a dos policías en la acera del frente. Los cuatro comenzaron a correr en dirección al este. Doblaron la esquina y Misha frunció el ceño.

 

-¡No podrán acercarse! Tendremos que salir de esto solos-

-Genial- soltó Joshua apresurando el paso.

 

Llegaron hasta la esquina cuando vieron a cuatro policías al final de la calle. Estaban rodeados y sin posibilidades de escapatoria. Sam tomó la mano de su hermano y ambos se miraron.

 

-Sam…- un auto plateado estacionó junto a ellos.

-Parece que necesitan un aventón-

-¡Roy!- grito Joshua mientras abría la puerta para que entraran. El menor sonrió y aceleró por las calles para alejarse del lugar. Joshua se pasó al asiento del copiloto para que los demás se acomodaran- ¿Qué haces aquí? ¡Te dije que fueras!-

-Me estaba yendo, Joshua pero tenía que arreglar unas cosas antes y de casualidad, los encontré-

-Roy-

-Bien, los seguí pero en mi favor, los salvé de la policía-

-Idiota- Joshua acaricio su cabeza- Gracias Roy-

 

El menor condujo hasta las afueras de la ciudad, en donde unos minutos después se les unieron los demás. Amy bajó del auto para abrazar a Misha con fuerza.

 

-Gracias a Dios estás bien, Misha- se giró a mirar a los gemelos- Gracias por ayudarlo-

-Estamos a mano- dijo Misha mirándolos- Hay que irnos de aquí y desaparecer por un tiempo-

-No vamos, Sam- sentencio Joshua tomando su mano, vamos-

-Pero…-

-No, ni de broma iremos con ese bastardo, ahora vamos-

-Joshua…- Sam se volteó a mirar a su amigo- Misha-

-Ve con tu hermano, Sam y no quiero volver a verlos-

-Misha…-

-Es hora de que lo vayas entiendo, Sam, yo solo te usé para llegar a Joshua, no me importa nada más- el menor de los gemelos bajo la vista- Y tú- indicó a Joshua- La próxima vez te mataré-

-No si yo lo hago primero, bastardo-

 

Joshua jaló a su hermano de la mano para subirlo al auto de Roy. Le dirigió una mirada fija a Misha, sabía muy bien las intenciones del cirujano, era consciente que Sam no dejaría a Misha, no después de que intentaran matarlo. Le agradeció silenciosamente por mantener a Sam al margen de todo esto, ya habían pasado por suficiente mierda como para seguir metido en todo eso.  Joshua subió al auto y Roy condujo alejándose por la carretera.

 

-Sam, ¿Estás bien?-

-Sí…- Joshua lo abrazó mientras observaba por la ventana.

-Vamos a estar bien, solo tenemos que alejarnos de aquí y empezar de nuevo-

-Sí… Joshua-

-Yo estaré contigo, Sam, no voy a dejarte-

 

Roy observó a los gemelos por el espejo retrovisor y suspiro. Al fin había terminado todo, por fin podrían marcharse lejos de ahí y olvidar toda esa mierda. Por fin tendrían algo de tranquilidad.

Roy tomó una curva cuando algo muy rápido los impactó por el costado derecho. Joshua alcanzó a ver un auto negro antes de que resbalaran por el pavimento y cayeron por una pronuncia pendiente.

 

El hombre bajó del auto para caminar hacia el borde de la pendiente y observar parte del auto volcado que estaba cubierto por las ramas. Sostuvo el arma en sus manos cuando comenzó a salir humo del auto y en cosa de segundos, explotó, formando una llamarada de fuego que lentamente, se expandió por los arboles.

El hombre se dio por servido y regresó a la carretera sacando su teléfono.

 

-Hola, soy yo, ya está listo, los gemelos están muertos, no serán una molestia- observó a ambos lados de la carretera- Sí, voy para allá de inmediato-

 

Subió al auto para observar el humo que se dejaba ver entre los árboles y condujo para marcharse de la ciudad.

 

Dos meses después…

 

-¿Aun no los encuentran?-

-Lo siento Misha, no tenemos nada-

-Mierda- el cirujano observó a su alrededor- Avísame si los encuentran-

-Misha… sabes que es probable que-

-No James, no es cierto-

 

Misha guardó su teléfono y afirmó su espalda contra el respaldo de la banca. Hace dos meses que habían informado en la televisión sobre el accidente en la carretera del lado norte de Amithy. Misha reconoció el auto como el mismo en el cual se fueron los gemelos y Roy. Las noticias habían dicho que no encontraron sobrevivientes y que los cuerpos se habían carbonizado por la explosión.

Una mano en su hombro lo hizo reaccionar.

 

-¿Estás bien?-

-Sí… ¿Alguien te siguió, Sebastián?-

-No, nadie… oye… me entere de lo ocurrido-

-Salió en todos los noticieros-

-No me refiero a eso Misha, Amy está preocupada por ti-

-¿Ustedes están en contacto? Es peligroso, Sebastián, no quiero que vuelvas a hablar con ella-

-Pero Misha… ¿te das cuenta que ellos están… muertos?-

-No, Sebastián, no lo están, estoy seguro que no-

-Misha-

-Como sea… he venido a despedirme-

-¿Despedirte?-

-Todo lo que ha ocurrido… me hizo darme cuenta de algo- Sebastián lo observó fijamente- No quiero que acabes como Joshua, Sam o Roy… no quiero que acabes muerto por involucrarte conmigo-

-Misha-

-Hay personas peligrosas que me buscan…-

-Allan está muerto-

-No lo él, Sebastián, hay otras personas… hay cosas que no sabes de mí, de lo que soy, de lo que he hecho-

-Entonces dímelas-

-No, no te lo diré porque yo… ya no te considero mi amigo-

-¿Qué?-

-Se acabó Sebastián, ya no seguiremos jugando a los amigos, olvídate de todo esto y sigue con tu vida, tienes un brillante futuro en el hospital- Misha se levantó- Siento todas las molestias que te causé… adiós-

 

Misha lo observó por última vez y caminó un par de pasos antes de que Sebastián lo detuviera por la muñeca para jalarlo sin ninguna delicadeza.

 

-Bien-

-¿Eh?-

-Ya escuche lo que querías decirme, ahora es mi turno de hablar-

-Sebastián-

-Te he dejado pasar muchas cosas pero se acabó, puedes gritarme, puedes decir esas cosas que no quieres ser mi amigo pero yo sé que es mentira, porque si de verdad no te importara, no intentarías protegerme-

-Sebastián-

-¿Crees que no lo sé, Misha? Estás haciendo esto porque te sientes culpable, porque pensaste que apartando a Sam de tu lado, estaría a salvo pero entonces ocurrió el accidente y ahora tienes miedo, ¡por eso me apartas de tu lado! Tienes miedo de que por tu culpa, me pase algo-

-Cállate-

-Pero te tengo noticias, Misha, ya estoy involucrado en esto y por sobretodo, soy tu amigo y espero que confíes en mí para ayudarte-

-No… tú no entiendes Sebastián… tú no entiendes la vida que llevo, debo ocultarme, debo estar siempre cuidando mis espaldas, yo puedo hacerlo, en cambio tú… tienes una vida aquí, amigos, personas que te quieren, un buen empleo… tendrías que dejar todo esto y yo no lo permitiré-

-Misha-

-Yo sé lo que es Sebastián… antes no me importaba pero ahora… créeme que es difícil marcharme de aquí pero debo hacerlo, no solo por mí, también por ti, para mantenerte a salvo, eres un gran amigo, como un hermano Sebastián… no puedo dejar que mueras… por favor entiéndelo…-

-Misha-

-Adiós Sebastián… por favor cuídate mucho-

-Bien, como quieras Misha, quédate solo y juga al soldado valiente, ¡Eres un bastardo!-

 

Sebastián se marchó muy enojado en dirección al hospital regional. Misha se quedó en el parque varios minutos. No quería perder a Sebastián también, era su amigo, como un hermano. No quería involucrarlo en toda esa mierda pero tampoco deseaba lastimarlo.

 

-Sebastián…-

 

Comenzó a correr en dirección al hospital, tenía que arreglar las cosas, quizás ya no debía apartar a todos. Sebastián estaba dispuesto a ayudarlo, su amigo estaba dispuesto a apoyarlo. Se acercó con cuidado hasta el hospital y se quedó rondando por la entrada.

 

-Tengo que hacerlo… no puedo dejar las cosas así- susurró para sí mismo- Sebastián…-

 

Iba a entrar al hospital cuando un fuerte ruido lo hizo cubrirse la cara. El suelo se remeció con fuerza y escuchó varios gritos. Observó con horror como la mitad del hospital ardía en llamas mientras columnas de humo se elevaban hasta el cielo. Iba a entrar por Sebastián cuando otra explosión remeció el edificio.

 

-Dios… Sebastián… ¡Sebastián!- se disponía a correr al interior en llamas del edificio pero unas manos lo tomaron por los brazos y alguien susurró contra su oído.

-No, tú no iras a ningún lado- el cuerpo de Misha se tensó al instante al oír esa voz- Esto fue tu culpa, pequeño, todo porque te involucraste más de la cuenta con ese doctorcito, por tu culpa, está muerto-

-Sebastián…- Misha comenzó a llorar.

-Ahora serás un buen chico y vendrás conmigo, ya no hay nada para ti en esta ciudad-

 

Misha sintió un piquete en su nuca y giró la cabeza despacio antes de caer dormido, por solo unos segundos, logró verle la cara a su atacante. Forcejeó despacio pero era inútil, su cuerpo ya no respondía y se desvaneció en los brazos de ese hombre, el mismo que creyó muerto hace tantos años.

 

El hombre sonrió para cargar a Misha hasta un auto negro, aprovechando la confusión y el caos que reinaba en los alrededores del hospital. Subió en los asientos traseros y miró a la mujer castaña con una amplia sonrisa.

 

-Es hora de irnos, Holly-

-Así que al fin lo trajiste con nosotros, ¿Quién es este chico?-

-Es alguien muy importante para mí-

-Suena muy intimo- Dijo el hombre que iba de copiloto- A mi me cae bien ese chico, ¿Se unirá a nosotros?-

-¿Misha? No, claro que no, él jamás volvería a mi lado, no después de que intentara matarme-

-Mmm, ¿Es una venganza?- pregunto el hombre.

-No, Kaname, no es venganza, ¿Cómo podría querer asesinar a mi medio hermano?-

 

Kaname intercambio una mirada con Holly y ambos acordaron silenciosamente no decir, ni preguntar más. EL hombre de cabellos negros abrazó a Misha sonriendo. Por fin lo tenía en sus manos. Ya no había nada que interfiriera en sus planes, los gemelos estaban muertos, Sebastián está muerto y era cosa de tiempo para que los amiguitos de Misha también lo estuvieran. No había razones para que Misha quisiera huir de su lado, no ahora que estaba completamente solo. 

"""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""

N.A: Y aqui termina esta historia, aunque habra una siguiente pero será más centrada en Misha, planeaba acabar estás historias aqui pero me encanto el personaje de Misha XD asi que habra otra secuela. Gracias por leer :)

Leído 1352 veces Modificado por última vez el Lunes, 08 Abril 2013 21:17

4 comentarios

  • Enlace al Comentario Mandragás Martes, 09 Abril 2013 08:40 publicado por Mandragás

    Bueno Alice, no tenía más remedio que leer el último capitulo de esta saga que bien sabes que no he seguido. Mi comentario no sería objetivo si hablara de la historia. Eso sí, 41 capítulos se merecen el más estruendoso de mis aplausos; también mi envidia y admiración. T R E M E N D A
    A L I C E!

  • Enlace al Comentario Trysha Martes, 09 Abril 2013 11:02 publicado por Trysha

    Me uno a la envidia, digo al comentario de Mandragas ya quisiera yo terminar una saga jejeje... escribir yo 41 cap de algo?? no lo imagino si quiera... un aplauso gigante.... Alice, espero que resucites a los gemelos y a roy, estoy muy apegada a Romulo y Remo, te recuerdo que quiero adoptar a Yui me a encantado ese personaje y al fin termino lo del Necrotismo... nif nif.... Liam sigue de cabo suelto, me encanta.
    recuerda.... no necesitamos dioses inflexibles que no resusitan a nadie y no se mueven... ya tenemos de esos...
    muackk

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Martes, 09 Abril 2013 15:04 publicado por Alice_abysm

    Jajaja, algo haré por ahi, ya lo tengo pensado pero me falta comenzar a escribirlo, ahora teniendo a Misha como principal. Gracias a ambos por comentar, un beso :)
    Ni yo pense que la historia se alargaria tanto XD

  • Enlace al Comentario Blacknordok Miércoles, 10 Abril 2013 18:53 publicado por Blacknordok

    Y no son 41 episodios sólo, hay que pensar en el Necrorismo que forma parte de la historia y de la siguiente que a saber cuanto durará XD

    Un final maravilloso, aunque todas esas muertes finales me han pillado por sorpresa, he de admitirlo, aún así ha sido fantástico, otro aplauso por aquí.

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.