"Tu verdad no; la verdad y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela."

(Antonio Machado)

Lunes, 28 Enero 2013 00:16

EL DIABLO DE LOS HUESOS DORADOS

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

 

El diablo de los huesos dorados

 

La moneda de bronce

Tercera Parte

 

Dublín, 2032

 

Estábamos cerca del lugar, fuimos por el bosque, así había menos posibilidades de que nos vieran. Mi hermana me guiaba, ella se movía más fácilmente por este tipo de lugar. Cargaba con la mochila, cargada de todo tipo de cosas, hasta de explosivos. Nunca viene de mal tener C4.

            Al fin llegamos al sitio. Nos pusimos detrás de unos arbustos y sacamos nuestros prismáticos. Vimos un cubo de piedra, tan grande como la habitación de nuestro hotel. Era un pozo. O eso decían.

            Allí, se encontraba él. Jaime Antúnez. El fue el que hizo que la organización de la Diva Dorada se hiciera grande. Él es el responsable de que ahora haya dos organizaciones secretas que luchan entre sí para controlar el mundo.

            Seguía preguntándome qué diablos hacía allí. Seguía sin explicarnos nada. No sabemos a quienes nos enfrentamos. Jamás lo sabemos. Nunca sabemos si son terroristas, la mafia, el canto negro. Mi hermana y yo luchamos a ciegas. La miré, estaba concentrada en aquel pozo. Viviría y moriría por la misión y por la orden.

            Nadie debería morir por eso.

 

Barcelona, 2025

 

“El libro de instrucciones”

Contemplé el enorme libro. Más de mil páginas. Esta es la tercera vez que me lo leo. Y la cuarta vez que lo empiezo de nuevo.

La historia completa. El comienzo de la organización de la Diva Dorada, como empezó todo. Las razones por las cuales están en guerra con el canto negro. Aitor me explicó la historia desde otro punto.

El canto negro. Una organización comenzada hace cientos de años, que ha ido cambiado de nombre poco a poco. Eran los reyes del mundo. Al menos, de medio mundo. Pero algo cambio. La multimillonaria conocida como la Diva Dorada creó una especie de orden pequeña. Aitor me contó que más bien era una secta.

            Una simple secta con la cual la Diva ganaba dinero y se reía de la gente. Aunque hasta ella se creía sus mentiras. Y fue entonces cuando apareció él. Jaime, un asesino del canto negro. Era de los mejores, siempre efectivo. Siempre dispuesto a complacer a su orden. Pero algo le cambio, fue una persona, una mujer. Beatriz se llamaba, ella fue la causa de la traición de Jaime. Ella hizo que se alistara a la Diva Dorada, ella hizo que se enamorara de él, ella hizo que Jaime fuera padre. Y eso, en el canto negro… se castiga con la muerte. Su mujer murió, pero su hijo sobrevivió.

            A partir de entonces, Jaime encontró ayuda en la monstruosa Diva Dorada. Prometiéndole, que mantendría a su hijo y a él a salvo. A cambio, de enseñarle la forma de actuar y pensar del canto negro. Y cumplió con su parte.

            Que yo recuerde, ahora está en la cárcel.

 

Oigo pasos, me acuerdo de que hoy es martes. Hoy toca paliza. Me la dan como lección. Y la lección es que no tienes que rendirte, no debes de dejar que el dolor pueda contigo. Llevan un par de años haciéndomelo. Y alguien abre la puerta.

-Tú, James. Acabas de ascender. –Me quedé quieto, sin saber que significaba aquello.

-¿Qué quieres decir?

-Pues que hoy nadie va a pegarte. Si no al revés, hoy te toca dar una paliza.

            ¿Era eso? Iba a pegar a alguien. ¿A quién? Michael, el gordo me cogió del brazo y me empujó para afuera. Me guiaba por los pasillos, cientos de celdas habían en aquel lugar y en ellas residían todo tipo de niños. Solo niños. Y cuando pensaba en ello siempre me preguntaba dónde estaría mi hermana. Pero cuando se lo preguntaba a alguien siempre acababa con un golpe en la cara. Y Michael me puso delante de una de las celdas. Llamo a la puerta riendo y dijo:

-Hey, espero que tengáis hambre, aquí llega tu plato.- Eso me confundió, ¿A que se refería?  Me cogió del cuello y me llevo dentro. Todo estaba oscuro. Ni siquiera al puto gordo le veía. Pero me encadeno al suelo. Seguía riéndose.

-Bueno, el que gané, dejara de ser un niño, para convertirse en un adulto. Las reglas son sencillas… el que sobreviva… gana. –Intente girarme. No podía, las cadenas eran pesadas. Y una luz se encendió.

            Los pude ver, a tres compañeros. Felipe, Cameron, Irfan.

-¿Qué está pasando? –Preguntó Cameron, al igual que yo y el resto, estaba encadenado.

            Una voz salió del techo.

-Dentro de un minuto, vuestras cadenas se abrirán. A vuestra espalda os hemos dejado herramientas de combate, diferente para cada uno. Sé que podéis ver las herramientas de vuestros enemigos, esa será vuestra única ventaja.

            Tenía razón, las pude ver. Felipe tenía una guadaña, Cameron un mazo, y Irfan tenía un escudo. Ahora solo faltaba ver que tenía yo. Pero no podía, lo sabría después. Y la voz siguió hablando.

-A partir de este día, el que sobreviva pasara a formar parte de nuestra nueva orden. Todo un honor, buena suerte a todos.

            Y entonces empezó a sonar una alarma. Me di cuenta de que cada sonido era un segundo. Parece que hay al menos dos que no se han dado cuenta. Otra ventaja para mí. Ahora tenía que sobrevivir. Tenía que hacerlo. No solo para seguir viviendo, sino para saber que ha sido de mi hermana, que le han hecho. No la dejaría sola, mataría a quién fuese por volverla a ver. Aitor me daba esperanzas.

            10 Segundos. Notaba como el aire me entraba más rápido. Como mis ex compañeros sudaban como cerdos. Cerré los ojos y seguí contando.

            5 Segundos. Oiga como alguien respiraba como un loco, casi podía escuchar sus latidos. Tenían miedo. Tres segundos para que terminará la espera, y en el penúltimo segundo Irfan intenta levantarse, pero ha contado mal. Se acabo del tiempo.

            Nos liberamos a la vez, me giró rápidamente y sin mirarlo mucho cogí mi herramienta y la empuño. Y cuando me doy cuenta, veo que es un punzón. Un pequeño punzón. ¿Y con esto iba a ganar?

-Pero que…

            Sin darme cuenta los demás también tiene sus armas. Me siento en gran desventaja. Nadie se mueve aun. Nos miramos los unos a los otros. Hemos estado siempre ahí. Juntos, como niños. Ahora vamos a matarnos.

            Y con un grito de guerra Cameron con su mazo da un golpe al escudo de Irfan. Y me quedó solo con Felipe. Viene corriendo hacia mí con la guadaña. Da un golpe y fácilmente los esquivo. Me mira, sorprendido de haber fallado y lanza un golpe al aire, me agachó y me abalanzo sobre él. Le tiro al suelo, su arma se cae, lo tengo en mis manos. Y acordándome de mi hermana, levanto el punzón y se lo clavo en el ojo.

            Grita, un chillido que había escuchado muchas veces. Al torturarnos, era lo que más se escuchaba. No sentía nada al oírlo. Ni al ver la sangre, porque siempre tenía sangre en las manos. No sentía remordimientos, sabía que era lo que tenía que hacer. No sentía nada, esa persona a la que acaba de matar era un simple objeto, una lección. Me levanté dejándole el punzón el ojo mientras se retuerce en el lugar. Pero recordando a Aitor, veo en lo que me estoy convirtiendo, en alguien como ellos, en alguien manipulable. No podía permitirles que me controlaran. Tenía que ser piadoso con él.

            Cogí la guadaña, me puse delante del casi muerto Felipe y le perfore el esternón. Con el ojo que aun tenía, vi el miedo que me tenía.

            Recojo mi nueva arma y me giró para ver cómo van. Cameron y Irfan están ensangrentados. Parece que la lucha aun durará. Preferí no arriesgarme, no hice nada. No se dieron cuenta de que estaba allí. Otro error que cometen. Irfan le da otro golpe con el escudo y Cameron cae al suelo, suelta el mazo y Irfan se pone encima de él y con el borde del escudo, le parte el cuello.

            Y aprovechando su error le clavo por la espalda la guadaña. No se lo esperaba. Ni yo tampoco. Todo esto ha sido un error.

            Suelto el arma y con ella cae el moro, sigo en pie. Y la voz vuelve a oírse.

-Enhorabuena, James Van Kron. Has sido el ganador de esta prueba. No creas que será la última. Pero tranquilo, no será de este tipo. Has demostrado tus habilidades en combate, me alegra mucho saber que tendremos a un gran asesino en el futuro.

-¿Y ahora qué? –Pregunté, sin saber si quiera si me estaría escuchando.

-Ahora vendrás con nosotros, con los demás. Bienvenido James. Bienvenido a la orden de la Diva Dorada.

Leído 1710 veces
Andrew Ryan

 

Lo que me salvó la vida fue tener a alguien apoyandomé y ayudandomé en los momentos dificiles. Fue el apoyo de una persona quién me ayudo a seguir adelante. 

 

No dudeis en enviarme vuestra critica. Recibiré vuestros consejos con entusiasmo :)

 

jorgelegendarybcn@gmail.com                                               

5 comentarios

  • Enlace al Comentario Trysha Lunes, 28 Enero 2013 16:41 publicado por Trysha

    Impresionante sistema educativo has creado, sin embargo lo considero muy defectuoso, ya que por validar a un asesino puedes perder a alguien con otra clase de habilidades... no todo es solo matar...
    mmmm lo de las palizas de los martes yo lo hubiera hecho una vez a la semana sin avisar el día para enseñarles a estar siempre preparados.
    Jeje mejor no sigo proponiendo reformas educativas o esos crios me van a odiar...
    Felicitaciones, y pobre Jaime... nunca olvido que el fue secuestrado tambien... es su hijo?? dime?? please... y nuevamente felicitaciones

  • Enlace al Comentario Blacknordok Martes, 29 Enero 2013 19:10 publicado por Blacknordok

    Bueno, la verdad tampoco creo que esos tres tuvieran demasiadas habilidades, estaban poco preparados XD

    Esta secuela va cada vez mejor, sigue así andrew.

  • Enlace al Comentario Mandragás Miércoles, 30 Enero 2013 07:07 publicado por Mandragás

    Otro que me genera envidias. Imaginación y arte a partes iguales y sin escatimar en un desarrollo elaborado... Bravo.

  • Enlace al Comentario Andrew Ryan Viernes, 01 Febrero 2013 10:19 publicado por Andrew Ryan

    Gracias por comentar. Me alegra que os guste.
    Y a ti Man, te tengo en cuenta, como he dicho, no hace falta volver a leer lo que escribí al principio cuando me registre en home.

    Trysh XD Tranquila, se acerca el fin de semana y tu respuesta saldrá de dudas. Al menos eso creo, pero yo diría que quedara bastante claro. :)

    Black, sí, tal vez. Pero no es la última prueba de James, hay muchas más. Y la verdad, es que no todas serán físicas.

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Viernes, 01 Febrero 2013 12:41 publicado por Alice_abysm

    Wow, muy buen capitulo y esa pelea al final, no sabria si decir crueldad porque hay de todo, diferentes culturas, diferentes costumbres, como rituales donde las persoans se autoflagelan, se cortan.
    Se cree que para que el aprendizaje obtenido por medio del castigo se mantenga con el tiempo, el nivel de cruedeza del castigo debe aumentar y veo que la diva si lo aplica, sumandole el miedo tambien y que son niños.
    Muy buen capitulo, espero el siguiente :)

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.