"El estado es un inmenso cementerio al que van enterrarse todas las manifestaciones de la vida individual."

(Mijail Bakunin)

Lunes, 20 Agosto 2012 11:05

Desperados (29)

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

 

Lázaro

 

El enfermero subía en silencio por el ascensor de donde se había despedido de su amigo Lucas. Subía con los ojos cerrados, rememorando algunos recuerdos del pasado. Intentando concentrar ese deseo de venganza, pensando en todas las cosas que había prometido decirle a Corexio cuando lo tuviese cara a cara. Eran tantas las cosas que intentaba sintetizar todo lo posible. Había tanto odio en el pecho de Lázaro que incluso le dolía al respirar.

Las puertas del ascensor se abrieron y Lázaro avanzo por el pasillo. Doblo la esquina y se encontró con un pasillo largo, en el cual al final estaba la puerta de Corexio, ya lo conocía. Justo en la puerta había dos soldados con las armas bajadas, seguramente a petición de Corexio. Lázaro avanzó hasta quedar a la altura de los dos hombres. Sin hablar, los dos hombres empezaron a registrarlo y le quitaron la única arma que el enfermero llevaba. Entro por la puerta, que ahora estaba blindada y se cerró automáticamente. Frente a él, detrás de una mesa y con una mascara, se encontraba el hombre que había destruido el mundo.

―     Bienvenido, viejo amigo ― dijo Corexio con voz profunda y suave ―. Espera un momento ― pulsó un botón de un interfono ―. “Caballeros, esta todo en orden. Procedan. Les espera una eternidad de gloria.”.

Se oyeron dos únicos disparos y el pesado cuerpo de dos hombres cayendo en el suelo.

―     Bueno, ahora estamos los dos solos en el edificio, toma asiento Arthemius.

―     Estoy bien donde estoy, gracias ― dijo Lázaro intentando mantener la calma ― Además, no planeo quedarme mucho tiempo. Toma, ahí tienes ― Lázaro le lanzó la pequeña caja sobre la mesa y se alejo unos pasos atrás ―. Como te dije hace once años, la cura.

―     Te equivocas, me lo dijiste hace muchos mas años, en aquel chat ― Corexio continuó sonriendo ― y como profeticé, has sido tu el que ha traído la cura al mundo.

―     Ahora eres tu el que se equivoca, no he sido yo, sino un científico llamado Héctor ― dijo Lázaro ― además, contamos con la ayuda de unos informes de uno de los tuyos, un tal Nicolai. Han sido ellos los que la han desarrollado, no yo

―     Nicolai…es cierto…― añadió sarcásticamente Corexio ― el mismo Nicolai que fabrico el virus, ¿lo sabias?

―     No puede ser…

―     Pues así fue, mi querido Arthemius ―Corexio se levantó y dio la espalda a Lázaro ― ese bastardo me prometió una cura a la vez que un virus. Solo cumplió una de las partes. Pero tuvo su merecido, murió por la mano ejecutora del verdugo que había creado…

―     Eso ya no importa ― subrayó Lázaro ― ahora que la cura esta en nuestras manos se han acabado tus planes…

―     Eso crees Arthemius?

―     Claro que si. Ahora que tenemos la cura, ¡podremos enmendar todo el mal que causaste!

―     Veo que no te das cuenta de como funciona tu propio plan, ¿verdad? ―preguntó retórico Corexio

―     ¿A que te refieres?

―     ¿Crees que mi plan era crear toda la sociedad de La Legión para que tú llegases luego y lo destruyeses todo a tu antojo? Piensa un poco viejo amigo

―     No necesito comprender nada ― dijo Lázaro con desprecio ―, estas enfermo y punto.

―     Claro que estoy enfermo…hay algunas cosas que no se detuvieron con el fin del mundo…como el cáncer claro…

―     ¿Te estas muriendo de cáncer? ― preguntó Lázaro extrañado ― ¿Entonces por que todo esto?

―     Pues es bastante fácil de comprender. La humanidad ha buscado durante toda su existencia dejar huella. El miedo a la muerte no pudo ser vencido ni siquiera por las religiones más poderosas. Por ello, siempre hemos tratado de que nuestro recuerdo se mantenga aunque nosotros ya no estemos. Y piensa ahora, ¿que personajes que están muertos recuerdas? Aquellos que han hecho historia. ― Corexio se dio la vuelta y se volvió a sentar en su silla ― Hay muchas formas de entrar en la historia, Arthemius, pero muy pocas de mantenerse para siempre en ella. El fin del mundo ocupa un lugar especial en la historia, pues es el mismo fin de ella, o al menos hasta donde se conocía. Que mas da ahora que los alemanes provocaran la guerra mundial hace años, eso carece de relevancia. El hito que se produjo hace doce años fue el punto de inflexión más importante para la humanidad.

―     ¿Entonces todo esto es para que la gente no se olvide de que has existido? ― indicó Lázaro ―. No te preocupes, te recordaran, Corexio. Te recordaran como el hombre que acabo con la humanidad.

―     Yo no estaría tan seguro, Arthemius. Una vez alguien me dijo algo que me dejo marcado para siempre. Era eso de “La historia la escriben los vencedores”. Pues bien, los vencedores de este apocalipsis hemos sido nosotros, La Legión.

―     No digas tonterías, hemos acabado con La Legión…

―     ¿De verdad piensas que La Legión se reduce a siete bases en un país pequeño? Abre tu mente Lázaro ―aseveró Corexio con énfasis―, ¡La Legión hace años que esta en todo el mundo!

―     No puede ser verdad…―dijo Lázaro consternado ― estas intentando engañarme…

―     Pobre Arthemius…no sabes el alcance que tuvieron esas palabras que cruzamos en aquel chat…―añadió Corexio con pena en la voz ― Eres tan ingenuo…

―     ¡Mientes!

―     La Legión opera en la mitad de los países de Europa, Asia, América del Norte y Australia. Tenemos cientos de bases como las que ya has visto. ― dijo Corexio triunfal ― y el nexo de unión de todas ellas es la religión que he creado. Todas las bases siguen mis evangelios como si de sagrados manuscritos se tratasen. ¿Y sabes que?

―     Que…

―     Adoran al mesías, te adoran a ti Arthemius!

―     Imposible…

―     ¡Es verdad! Y fíjate en tu acto de ahora mismo ― enfatizó Corexio ―justo ahora vienes a mi, a tu profeta, y me traes la cura verdadera. Es la señal de tu divinidad, ¡del destino que corre por tus venas!

―     ¿Entonces que ocurre si cojo esa cura y la destruyo?

―     Esta cura da lo mismo, seguro que en tu base de Nueva Sevilla tienes cientos que se están preparando ahora mismo. ― dijo Corexio ― Lo importante es lo siguiente. Esas curas van a llegar a todos los rincones del mundo, y con ellas la historia de como viniste a ofrecerme la cura pero los rebeldes, ignorantes e inconscientes, destruyeron este edificio, matándonos a los dos. ¡Seremos unos mártires!

―     Estas completamente loco…

―     La diferencia entre un loco y un genio es el éxito, Arthemius. Y como puedes ver ― dijo Corexio extendiendo los brazos ― el éxito ha sido mío.

―     No te saldrás con la tuya, acabare contigo y destruiré todo lo que has creado con ese poder.

―     Me temo que eso no va a ser posible…

―     ¿Y que me va a detener?

―     Esto ― Corexio sacó un dispositivo con un botón y lo puso en la mesa ― supongo que a estas alturas, sabes lo que es, ¿no?

―     Un detonador para las bombas del sótano

―     Exacto. Y además tengo esto ― saco de un cajón de su mesa otro dispositivo parecido y lo puso al lado del primero ― ¿Te atreves a adivinar lo que es?

―     Algún seguro de vida que te guardas.

―     Algo así ― sonrió Corexio ― resulta que en tu pequeña base de Nueva Sevilla están todos los refugiados de esta base, así como de las que has destruido. Me informaron hace un rato de que han entrado en el campamento de buena fe y tu gente los ha acogido bien. Te adelanto que esta gente son los que propagaran la historia de nuestra muerte hacia todo el mundo. Pues bien, hay algunos que son soldados infiltrados. Estos soldados tienen una única orden: Si pulso este botón, los soldados acabaran con tu débil campamento, así como tus soldados victoriosos cuando lleguen a su base, cansados y heridos. Si no pulso este botón, tienen orden de suicidarse en una hora, sin causar ningún tipo de alboroto.

―     Así que si no hago lo que tú digas, pulsaras ese botón y acabaras incluso con los fieles de tu pueblo…

―     Si tiene que ser así, que así sea.

―     ¿Y que tengo que hacer para evitar eso?

―     Pues quedarte conmigo hasta el final, hasta que pulse el botón que destruya el edificio.

Lázaro se dio la vuelta. Estaba de repente tremendamente cansado. Las opciones daban vueltas en su cabeza sin parar. Al final tomo el asiento que le había ofrecido Corexio.

―     ¿Por que yo, por que a mi? ― dijo Lázaro con las manos en la cabeza mirando hacia el suelo

―     Arthemius, no lo comprendes. No he hecho todo esto por mi propio beneficio. ¡Tu nombre quedara grabado en la historia como un mesías!

―     No quiero ese dudoso honor ― añadió Lázaro ― ¿Por que me elegiste a mí?

―     Lo cierto es que tú has sido mi único y verdadero amigo, Arthemius…

―     ¿Como?

―     Aquellas conversaciones en el chat…fueron lo más parecido a tener una familia, a tener un hermano… Por eso ha sido todo. Cuando se desconecto el chat, pensé que había perdido a un miembro de mi familia. Llore tu perdida durante días…

―     Dios santo…

―     Pensé que lo mejor que podía hacer es honrar tu memoria haciendo realidad tu plan. Si así lo hacia, seguramente podría volver a reunirnos y todo seria maravilloso. Pero no reaccionaste como pensé…

―     ¿Y como crees que lo haría? ― preguntó cabreado Lázaro ― ¿como crees que alguien reaccionaria ante algo así?

―     Por eso, ahora que me queda poco para morir de esta estúpida enfermedad, quería tener una última verdadera charla contigo, cara a cara.

―     He estado a punto de morir muchas veces… ¿que hubiera pasado si me hubieran matado tus hombres? ¿Habrían roto tu juguete?

―     Mis hombres jamás te habrían hecho daño. Yo nunca haría nada para dañarte, ¿no lo entiendes? ― dijo Corexio suplicante

―     ¿Y que hay de esa bomba que va a acabar con los dos? ¿No es hacerme daño eso?

―     Es la única forma de que podamos estar juntos, de que los dos entremos a formar parte de la historia unidos.

―     No pienso seguirte el juego, Corexio. No hablas más que mentiras desde que te conocí. Se ha acabado esto. ― Lázaro se levanto y se acerco a la puerta.

―     Si te vas, me vas a obligar a pulsar el botón de alerta a mis soldados, lo sabes, ¿no?

Lázaro se detuvo frente a la puerta. Se debatía entre si escoger vivir e intentar rescatar a sus amigos o morir y mantener su seguridad, aunque al final ganase Corexio.

―     Es hora de elegir, Arthemius. ― Dijo Corexio de pie con ambos botones en sus manos ― No pulsare el botón de las bombas si decides marcharte. No quiero hacerte daño si no lo consientes. Pero si te vas, pulsare el otro botón y acabaran con toda tu gente. Es hora de tomar una decisión. ¿Que eliges?

Lázaro se dio la vuelta y guiño un ojo a Corexio.

Leído 1109 veces
Alma_Rota

Abandonarse a la oscuridad,  a la desesperación, al miedo. Esa es mi razón para escribir.

7 comentarios

  • Enlace al Comentario Trysha Lunes, 20 Agosto 2012 11:28 publicado por Trysha

    Impresionante, me preguntaba que queria decirle a Corexio, pero me sorprendieron sus palabras, casi enamorado. Me consuela saber que la legion es una organizacion mas alla de españa, porque el resto del mundo existe...
    Espero que la cura se disperse por el mundo, y las cosas mejoren... francamente no puedo creer que recibieran a los refugiados en el campamento, mi primera orden seria la cura esta cerca, somos los que somos y nadie mas hasta que terminemos.
    Sigo deseando que Arty, que el fantasma viva...
    Un mediocre busca destruir para entrar en la historia, para dejar su huella a costa de los demas... y es facil enviar a otros a la muerte cuando sabes que estas muriendo... insisto en leer los evangelios de Corexio, no sé si has leido alguna vez mis comentarios pero tengo interpretaciones propias de esas cosas...
    Un gran trabajo... Un apocalipsis impresionante y lo mejor, la posibilidad de un nuevo comienzo, mucho mejor... Mis felicitaciones y muchas gracias por compartirlo.
    Pd: es posible que vuelva a comentar cuando el de la sala de computacion deje de molestarme...hablarme o lo que sea que este intentando hacer :¨P
    Besitos...
    repito algo que dije antes: Arty estoy contigo....
    y otra cosa... super injusto que el maximo heroe de la humanidad tenga que cuidar a Eva jaja muack.

  • Enlace al Comentario Alma_Rota Lunes, 20 Agosto 2012 11:45 publicado por Alma_Rota

    jejeje bueno, todavia quedan dos capitulos mas, que voy desvelando ya: El siguiente es un Epílogo de que paso despues para todos. El ultimo es el capitulo 0, que va de Corexio...Yo de todas formas me esperaba a ver el siguiente antes de sacar conclusiones...jejeje y lo de siempre, muchas gracias por dedicar un ratillo y comentar!

  • Enlace al Comentario Trysha Lunes, 20 Agosto 2012 11:54 publicado por Trysha

    Confieso que esta vez era yo la que estaba anciosa esperando la publicacion del capitulo 29, por suerte tenia bastante que leer mientras esperaba y aprete muchas veces actualizar...
    contigo aprendi que no doy nada por hecho hasta leerlo, siempre puede aparecer un zombie y comercelos a todos... :-P
    un besote.

  • Enlace al Comentario Blacknordok Lunes, 20 Agosto 2012 12:29 publicado por Blacknordok

    Cuando ya sabemos que de todos modos vamos a morir, es natural actuar impulsivamente y no preocuparse de las consecuencias.
    Yo soy un fiel defensor de la teoría que dice que, a pesar de que nuestro cuerpo muera físicamente, nunca morimos del todo hasta que somos olvidados. Pero hay formas muchísimo mejores de ser recordados que provocar el fin del mundo.
    Espero leer el capitulo 0, me interesa bastante conocer el pasado de Corexio.

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Lunes, 20 Agosto 2012 14:30 publicado por Alice_abysm

    Antes de comentar, me gusta hacer una pregunta que desde los 29 capitulos me ronda en la cabeza, ¿QUe significa el titulo de la historia? Es "desesperados" porque yo busque la palabra desperados en el diccionario y no sale, me gustaria si pudieras aclararme esa duda, que no quiero terinar la historia sin saber que significa el titulo :)
    Una estupenda historia, yo creo que lazaro conseguira salir con vida, quizas no regrese con los demas pero saldra ,ademas llevaba un sedante. Espero el siguiente :)

  • Enlace al Comentario Alma_Rota Lunes, 20 Agosto 2012 15:01 publicado por Alma_Rota

    Bueno, gracias por preguntar Alice, no se trata de una errata sistemática, la historia se llama así, "Desperados". Me gusto el concepto de que son personas que lo han perdido todo y vagan por la tierra buscando un hogar. Son personas infames que no tienen lugar al que volver, algo parecido al concepto de vagabundo, pero sin las connotaciones negativas que conlleva...Puede que la palabra como tal no exista en el diccionario, no se, no me había parado a buscarlo jejeje

    PD: En el capitulo anterior, si te fijas Lazaro cuando ve a Eva le inyecta 2 viales. En aquella caja habia 3 viales, un sedante y dos curas. Muchas gracias ;)

  • Enlace al Comentario Trysha Lunes, 20 Agosto 2012 15:53 publicado por Trysha

    Odio el diccionario, solo sirve para enrostrarme lo mal que escribo, en mi defensa diré que no es mi lengua materna, me fue impuesta a la fuerza igual que la religión... por los españoles que nos conquistaron, es irónico que esa misma palabra tenga una connotación romántica.
    Así que una vez mas... como tantas otras veces me declaro conquistada :-P
    pero sigo odiando el diccionario

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.