"El estado es un inmenso cementerio al que van enterrarse todas las manifestaciones de la vida individual."

(Mijail Bakunin)

Sábado, 18 Agosto 2012 07:24

Desperados (27)

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

Nueva Sevilla

El campamento de Nueva Sevilla bullía con una agitación que los supervivientes no habían visto en años. Ni siquiera cuando se mudaron desde su anterior base a la actual, fruto de la advertencia de un viejo amigo, se había notado tal agitación en el lugar. Lo cierto es que el campamento había vivido una larga vida y las personas que lo habitaban formaban una gran familia. Los mil ciento cuarenta y dos miembros actuales llegaron desde todas partes. Algunos estuvieron en la fundación del campamento, pero otros llegaron en un éxodo que parecía interminable. Algunos, como Héctor y su esposa, se las habían arreglado para permanecer solos, pero lo normal eran grupos de personas que estaban perdidos en ciudades. Estos grupos llegaron a Nueva Sevilla gracias a una grabación que realizó Lucas al poco de establecer la base. Para entonces ya contaban con más de setecientas personas, pero gracias a dicha grabación, llegaron hasta seiscientas personas más, provenientes de todas partes del país.

También es cierto que no todos emigraron hacia Nueva Sevilla, pues otros llegaron, bien casualidad o destino, a las puertas de las múltiples bases de La Legión. Su destino quedo sellado a fuego. Algunos fueron utilizados para sus experimentos, otros simplemente fueron asesinados. Y no es que los asesinatos fueran por crueldad o sadismo. Detrás de cada muerta había un sentir religioso, un ferviente acto de Fe en su líder indiscutible, Corexio. Y Corexio no era tan magnánimo y bondadoso como hacia ver a sus fieles. La sociedad en La Legión se dividía en tres partes bien diferenciadas: Primero estaba el “pueblo”, aquellos que se habían unido a la Fe por voluntad propia hacia años, cuando La Legión era solo una secta mas del montón. Ellos formaban la base de dicha religión, creían fielmente lo que el profeta Corexio les contaba. Se dedicaban al trabajo de campo, recolección de alimentos y tareas sencillas de mantenimiento. En segundo lugar en el escalafón estaban los militares. Eran la fuerza de La Legión, la mayoría fanáticos religiosos que seguían a Corexio como un Dios. Otros simplemente unos renegados de sus ejércitos que trabajaban como mercenarios y que supieron ver la oportunidad de salvarse haciendo lo mejor que sabían hacer: Matar. Se dedicaban también a tareas de mantenimiento en zonas conflictivas y búsqueda de alimentos o vacunas en misiones exteriores. Solo obedecían ordenes sin preguntar, haciendo honor a su titulo de militar. En el tercer escalafón de la pirámide se encontraban los “Consejeros”. Eran la inteligencia del movimiento religioso. La gran mayoría eran científicos, que se subieron al barco de esta religión cuando Corexio los fue a buscar en persona. Muchos de ellos no tuvieron mas opción que seguirle, pues la amenaza de muerte sobre sus familiares era certera. Estos “consejeros” son los que aconsejaban a Corexio en cada momento sobre como actuar para mantener las bases e intentar restablecer el orden mundial desarrollando una cura. Algunos simplemente se unieron al escuchar “experimentación con humanos voluntarios”. Solo algunos de estos consejeros podían influir en las decisiones de Corexio, pero su autoridad era innegable en los complejos de La Legión. De ellos fueron la idea de crear siete bases repartidas por todo el país, y algunos, los más inteligentes, supieron jugar sus cartas y quedaron como gobernadores de esas bases en ausencia del profeta.

Las siete bases funcionaron bien durante al menos dos años. Poco tiempo después, entro en acción aquel al que se empezó a llamar el “Fantasma Silencioso” entre la gente de La Legión.

La primera base que cayo presa de este justiciero fue El Colibrí, un complejo que en el momento de la caída contaba con la presencia del profeta verdadero, que consiguió escapar de puro milagro. Desde entonces, la seguridad de todas las bases se duplico, por precaución.

La siguiente base que cayó fue El Molino, un complejo principalmente dedicado a la alimentación de las restantes bases. El Fantasma Silencioso derribo el edificio con una excavadora mientras los infectados entraban por doquier y hacían estragos en las filas de La Legión. La caída de aquella base supuso un mazazo a los suministros alimenticios del complejo. La actitud del profeta era siempre la misma. Nunca tirar a matar contra el fantasma, solo defenderse.

La tercera base era una de las que mas orgulloso estaba el profeta. Se trataba de La Luminaria, un complejo principalmente energético situado en la costa. En esta base se almacenaban en grandes barcos los combustibles fósiles de La Legión. Una noche fatídica, unos cuantos artefactos explosivos reventaron los tres buques insignias de la flota energética de Corexio, así como el puerto y la base.

La caída de la cuarta base estuvo a punto de llevarse por delante la vida del “Fantasma”, pues se trataba de El Iscariote, un complejo militar principalmente. En esta base se encontraba la mayoría de instructores militares, así como algo de artillería, tanques, unos aviones y el arsenal de La Legión. El “Fantasma” entró de noche, armado solo con una navaja. Se introdujo en la sala de armería y cogió las llaves del mayor tanque que disponían allí, así como la del resto de ellos. Luego coloco artefactos explosivos caseros en esa sala, al igual que en la sala de control y la de maquinaria pesada. Cuando la gente escucho las explosiones y salió al exterior, allí estaba el “Fantasma” con un tanque y todos esos soldados sin poder acceder ni siquiera a sus armas. El tanque reventó al resto de homólogos, así como los aviones. Una granada de un jefe militar cayó justo debajo del tanque y casi revienta al “Fantasma”, pero consiguió escapar con vida gracias a que había abierto suficientes brechas como para que entrasen cientos de infectados a cubrirle la retirada.

La última base que cayó fue El Hipócrates, una base médica, situada a equidistancia de las demás y que servía como verdadero hospital para todas las demás bases. Contaba con un gran número de médicos y se dedicaban principalmente a los problemas que pudieran tener los “Consejeros” o los militares, casi nunca al “Pueblo”. Este complejo fue destruido al infiltrar el “Fantasma” a un gran número de infectados a través de una brecha que daba acceso al edificio. Los médicos creyeron que eran personas enfermas hasta que empezaron a matar a todo el mundo. Cuando quisieron reaccionar ya era demasiado tarde. Planta por planta fueron causando la muerte del que se encontraban. Lo cierto es que el “Fantasma” no buscaba la muerte de todos los habitantes de las bases, solo de los “consejeros” y de los militares, pues eran en parte responsables directos de todas las demás muertes.

 

Y fue cuando el “Fantasma” planificaba otro plan maestro para derribar La Colmena, el complejo científico de La Legión, cuando algo inesperado sucedió. Alguien de dentro hizo detonar un pequeño explosivo casero, a base de reactivos sencillos de laboratorio. El “Fantasma” esperaba fuera, apostado en un edificio cercano cuando vio al pequeño hombre escabullirse entre los hierros de las verjas reventados y escapar por la ciudad infecta. Fue entonces cuando vio a un número considerable de soldados cargando sus coches para ir a hacer una incursión de muerte en algún lugar. Conociendo un poco su suerte, el “Fantasma" sabia hacia donde se dirigirían. Cogió un vehículo y se dirigió a toda prisa hasta Nueva Sevilla. Llegó poco tiempo antes que los militares, y ordenaron rápidamente la evacuación hacia la base de reserva, la que había sido la primera base de aquellos refugiados.

Cuando los militares llegaron hasta el punto donde sabían que estaba la base y lo vieron todo arrasado con fuego y algunas balas, pensaron que llegaban tarde, que los infectados se habían hecho con aquellos infelices. Localizaron un centro científico cercano, gracias a un infiltrado en la organización de Nueva Sevilla, pero no pudieron acceder. Finalmente se rindieron y fueron de vuelta a La Colmena para restablecer el orden. Lo que ellos no sabían es que cuando entraron incautamente en La Colmena, se llevaron a alguien mas con ellos… pues el “Fantasma” se había colado en uno de los vehículos y había conseguido entrar en la base de polizonte. Una vez cayó la noche, siguió su procedimiento habitual. Reventó algunas verjas de forma silenciosa y detono algunos explosivos en las instalaciones científicas y en la pequeña base militar. Escapó de milagro entre las llamas y los disparos y se puso de nuevo en marcha hasta su próximo destino: Buscar a un par de viejos amigos y llevarlos hasta Nueva Sevilla.

 

 

En Nueva Sevilla, los preparativos para el gran combate no podían ir mejor. Sabían que las fuerzas militares de La Legión estaban muy mermadas, fruto del paso del tiempo y de las actuaciones del “Fantasma”, así que la moral de los refugiados era alta. También contribuía a este aumento de moral la presencia de Héctor, pues ya todos sabían que la cura estaba realmente cerca.

Al pasar poco más de un mes desde la llegada de Héctor, por fin llego la noticia que llevaban esperando más de doce años. Héctor seguía repasando unos parámetros en el ordenador, comprobando que todo estuviese correcto. Raúl y Eli hacían las veces de técnicos de laboratorio, ayudando a Héctor en lo que necesitase. Lázaro se encontraba ultimando con Lucas los detalles del plan de actuación. El sonido de un cronómetro sonando y Héctor se levanto como un resorte. Cogió los dos viales que había dejando incubando durante 72 horas y se los enseño a Raúl y Eli.

―     Creo que lo tenemos chicos ― dijo Héctor emocionado ―, creo que por fin lo tenemos

―     ¿Estas seguro Héctor? ― preguntó Eli bastante nerviosa

―     ¿Es la buena? ― añadió Raúl eufórico

―     Ahora lo vamos a comprobar… ― dijo Héctor con solemnidad ―, tráeme dos jeringuillas estériles del segundo cajón, por favor Eli

Héctor cogió la jeringuilla que le había dado a Eli y la llenó hasta arriba con uno de los viales. Luego miró a Raúl y a Eli a los ojos y se la inyecto en el brazo. Ambos miraban ahora a Héctor como si de repente fuera a cambiar algo en su aspecto.

―     Tarda un tiempo en hacer efecto ― dijo Héctor un poco mas relajado ―, ahora tenemos que inyectar esta segunda vacuna a Serena, venid conmigo.

Durante ese mes, habían llevado a la esposa de Héctor hasta ese complejo. La había anestesiado y ahora permanecía tranquila en una camilla, atada de pies y manos por seguridad.

―     Cariño, por fin voy a poder hacer mi sueño realidad ― susurró Héctor al oído de Serena ―, dentro de poco seremos de nuevo tu y yo. Toma

Héctor le inyectó la vacuna en un brazo y se quedo a su lado un rato callado, pensando. Raúl y Eli permanecían en una habitación que comunicaba con la de Serena a través de un cristal, esperando. Al cabo de un rato, Héctor se levantó.

―     Si todo ha salido bien, en unas semanas tendríamos que ver cambios en Serena. Si se recupera totalmente, habremos triunfado. De momento, toca esperar ― dijo Héctor.

Las siguientes semanas pasaron muy lentamente para todo el campamento. Todos preguntaban a diario como se encontraba Héctor y Serena, si había algún cambio. Cuando pasaron más de dos semanas, Serena empezó a mostrar cambios, así como había sucedido con el paciente 087, Serenia. Poco a poco se fue volviendo mas humana. Empezó a hablar y al poco tiempo podía formar frases complejas. Pasó también como Serenia que un día, de golpe, recupero toda la memoria hasta la fecha en que la mordieron. Héctor la abrazó como jamás la había abrazado nunca. Raúl y Eli observaron como ambos se quedaron mirándose y abrazándose durante horas, sin decir ni una palabra. La Cura estaba completa.

Una vez que acabaron los días siguientes de festejos de todo el campamento, las cosas se pusieron de nuevo serias. Tenían que seguir con el plan de acabar con la última base en pie, La Fortaleza, el centro neurálgico de operaciones de toda La Legión. Lázaro fue a ver a Héctor antes de que empezase el día Z.

―     Buenas tardes Lázaro, ¿que necesitas? ―preguntó Héctor, distraído con algunos papeles. Lázaro asintió y le dio un papel a Héctor ― a ver: “Necesito que me prepares dos vacunas y un sedante fuerte en una caja especial. No se puede enterar nadie. Por favor, es de vital importancia. Gracias”. ¿Dos viales y un sedante? Bueno, gracias a ti tenemos la cura, no voy a preguntarte para que los necesitas, solo que deberías dejar que te ayudásemos entre todos, Lázaro. Lucas me ha estado contando como has estado encargándote solo de absolutamente todo. Si hemos tenido esta “paz” durante este tiempo ha sido gracias a ti. Pero también tienes que saber que te apoyamos, estamos todos contigo. No hagas ninguna locura tu solo.

Héctor le preparó dos jeringas con la vacuna y otra con un sedante muy potente, el que había estado usando el con Serenia y se lo dio a Lázaro en una caja.

Al día siguiente, todo el campamento estaba esperando fuera, preparado para la acción. Todos estaban armados y listos. Lucas se subió a lo alto de uno de los coches para dedicarles unas palabras a todos los refugiados.

―     Buenos días a todos vosotros. Como sabéis, soy un hombre al que no le gustan mucho los discursos, así que seré breve. Hemos sobrevivido al desastre de hace 12 años, al apocalipsis desatado en la tierra, así que esto no nos va a detener.  Lucharemos por lo que creemos, por la libertad, por un mundo en paz. Lucharemos contra los opresores que provocaron el fin del mundo y lo haremos, ya no por nosotros, si no por aquellos que hoy no pueden escuchar estas palabras. Para honrar a su memoria, hoy combatiremos. Y cada memoria tiene nombre. Pude ser Lucia o Araceli, Alejandra o Andreu, Félix o Serenia. Por ellos y por un futuro, conseguiremos la victoria. Tenemos la cura que librara a los infectados del mundo. ¡LUCHEMOS AHORA POR LA CURA DE LA LEGION DE NUESTRO MUNDO! ¿ESTAIS CONMIGO?

La gente gritó furiosa un ¡SÍ! y se pusieron en marcha en dirección a la salida del sol. Lázaro y Lucas encabezaban la marcha en uno de los coches.

―     Vamos a acabar con lo que empezamos hace 11 años hermano ― dijo Lucas a Lázaro. Lázaro asintió y arrancaron, liderando el convoy hacia La Fortaleza.

Leído 1049 veces
Alma_Rota

Abandonarse a la oscuridad,  a la desesperación, al miedo. Esa es mi razón para escribir.

5 comentarios

  • Enlace al Comentario Trysha Sábado, 18 Agosto 2012 10:41 publicado por Trysha

    Oh ya tienen la cura que emocion, casi lloro, haber van muchas cosas, encuentro hermoso que lo unico que hicieran fuera abrazarse, a veces es todo lo que se necesita, solo unirse sintiendo el calor, el olor y el latir del otro... me ha encantado.
    Me encanta ver la forma de actuar de Arti, simplemente magnifico, quien diria que ese chico con traumas del comienzo sería tan osado, valiente y seguro de sí mismo, a veces todo lo que necesitamos para ser mejores y superar lo malo es un apocalipsis zombie, (no broma... necesitamos mirar todo desde otra perspectiva y una razon para seguir adelante, el tener que vivir por alguien mas, a veces es una carga muy pesada, el vivir muchas veces es algo que quisieramos dejar, pero siempre habra un mañana y con ello un nuevo comienzo). Ya sabes que adoro a Arty :-)
    Y Lucas... es un lider Nato, simplemente lo mejor, sus palabras, simples, claras y motivadoras.
    Ahora con Corexio, antes de seguir quiero decir que Corexio es un Mediocre y eso no ha cambiado, solo a él le pasa que siendo dueño del mundo, teniendo 7 bases militares un solo hombre lo destruya, (por supuesto que mi Arty es lo maximo) pero vamos... es un solo hombre y da orden de no matar.
    El asunto de los consejeros merece mencion apararte, porque claramente estamos en presencia de posibles traidores, pues como dices son gente inteligente que buscaba poder y que en muchos casos fueron obligados a entrar, es criar cuervos...
    El pueblo jajaja que ni en un universo zombie el pueblo puede valer algo :-( ... sigo diciendo que la mayor señal de mediocridad es el hecho de que matan a los no infectados que van llegando.
    Bueno nos asercamos al final... me da tristeza que acabe la verdad...
    Y no lo olvide... para que quiere Lazaro esas dos vacunas?? será para lo del experimento del feto?
    Me muero por saber... Un besote, nos leemos.

  • Enlace al Comentario Blacknordok Sábado, 18 Agosto 2012 11:03 publicado por Blacknordok

    Espectacular. Se nota que en el siguiente episodio habrá acción. Lo que me pregunto es cómo curaran a tantos infectados. Aunque tengan la cura, habría que administrársela a muchísimos. (Yo optaría por hacer un gas con la cura y echarla con aviones XD)

    Parece mentira que esto ya se acabe, es una historia estupenda.

  • Enlace al Comentario Trysha Sábado, 18 Agosto 2012 11:20 publicado por Trysha

    hay que pensar como distribuir la cura en los demas paises... no solo en españa deben haber asentamientos humanos no??
    Besitos.

  • Enlace al Comentario Alma_Rota Sábado, 18 Agosto 2012 12:19 publicado por Alma_Rota

    Buenas tardes. Como siempre, muchísimas gracias por los comentarios. Sois los que me animáis a seguir escribiendo capítulo a capítulo! Bueno pues Black tiene razón que en el siguiente capitulo va a haber mucha acción. Quedan solamente dos capítulos mas y otros dos especiales, y os aseguro que todas las dudas van a ser resueltas...Uf en verdad me esta dando penita terminar esta historia...llevo ya mucho tiempo con ella, pero a la vez me gusta el hecho de que mis personajes puedan tener el final que se merecen...Estad atentos a los dos capítulos finales y los dos especiales, porque seguro que los encontráis, al menos, interesante. Muchos saludos y muchas gracias!

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Domingo, 19 Agosto 2012 18:37 publicado por Alice_abysm

    Guau, fue buena idea hacer un breve resumen de como lazaro se fue encargando de los complejos de la legion, estoy ansiosa por ver su encuentro con corexio y para que quiere ese sedante.

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.