"Probamos el oro en el fuego, distinguimos a nuestros amigos en la adversidad."

(Isócrates)

Miércoles, 19 Septiembre 2012 13:10

Los Cuernos Del Español

 

Nota: Este relato se ha hecho sin ánimo de ofender a nadie, es simplemente humor. Si no te gusta el humor negro, por favor, no lo leas.

 

 

 

¡He vuelto! ¡Sí! ¡Por fin! Que ganas de volver a la acción, por fin otra nueva historia conmigo, ese escrito con síndrome de down me ha retenido por mucho tiempo, pero por fin estoy libre. Y como ya querías desde hace tiempo, vamos a por otra tragedia que es lo que a mí me gusta. Y vamos rápido, a saber cuando este estúpido escrito me encierre en su mazmorra que él llama “habitación”.

Y vamos al alma de una persona a la cual tenía muchas ganas de conocer de cerca, durante este tiempo lo he observado y es esplendido para recuperar nuestro tiempo perdido. Nos adentramos de nuevo a una nueva alma española. ¡Como me encanta haber vuelto!

Esta alma es bastante adorada por mucha gente, gente que le gusta la sangre, le gusta la adreladina, y le gusta ver el sufrimiento en los ojos. ¿Sabéis de qué hablo verdad?

Un Torero.

 

 

Sí, esos españoles y sus costumbres de matar animales por diversión ¿Quién les entiende! Bueno, no solamente he elegido esta alma por ser un gran torero que se dedica a cortar orejas, no. Si no porque esté en concreto tiene algo en particular. Es maricón, jijijiji. Hay, que haríamos en este mundo si no pudiéramos reírnos de gordos, gays, muertos y un largo etcétera.

Un torero gay, no suele pasar. Al igual que en otros países en España tienen otro tipo de costumbres al igual que a los americanos, es despreciar a los maricones. Y si eres negro, “seráh mejoh qhue corrah muxacho”.  Sí, España… ese gran país, por eso me gusta revisar este tipo de almas. Prosigamos!

Curiosamente tiene como nombre José María. Con ese nombre no me extraña que se haya hecho maricón el pobre gitano. Ahora mismo el torero esta en medio de una plaza de toros, el público español aplaude y grita. Ese toro que está a la otra punta de la plaza, uy, lo poquito que le queda. Se le van a caer hasta las pelotas. Literalmente.

AY MAMÁ! Que el toro se dirige hacia el torero. La mariposa coge su manta roja y con mucha agilidad la pasa por encima del fornido toro. A la vez, la gente español grita un “Olé” Y otra vez, y otra vez. Y otra vez.

¿Qué tiene de emocionante gritar “olé”? Ah, espera, ahora viene lo interesante. La polilla coge una especie de ¿Varas con pinchos? Sí, se olvida de esa manta roja y se propone clavarle sus estacas en la espada del animal. Lo hace, y los españoles vuelven a gritar. Pero esta vez aplauden, esta vez se levantan y gritan de emoción.

¿Por qué? ¿Por clavar a un animal sedado dos estacas en la espalda que milagrosamente sigue en pie? Ay, estas costumbres españolas. Prefiero gente que se arranca uñas o piensa todo el día en rascarse sus sudorosos huevos.

En fin, según tradición cuando el drogado toro esta derrotado el torero coge su afilada espada y se la clava hasta matarlo. Y la gente vuelve a gritar.

 

 

En fin, muy bonito todo esto, pero vamos a lo que íbamos. ¡A ver a un jodido torero gay! Sí, vamos a su lujosa mansión de lujo que se permite gracias a sus matanzas. ¡Menudo jardín! ¡Menuda fuente! ¡Menudo todo! Claro, es normal. Es uno de los trabajos más reconocidos de España. Antes que ser bombero o un medico. Sí, España. Ese país tan grande. Sigamos!

Entramos en su mansión y lo de fuera no es lo único impresionante, tiene de todo. Una televisión de plasma, una habitación donde pone sus aparatos de gimnasio. ¡Una habitación solo para sus zapatos! Ah, claro, que es maricón que se me había olvidado.

Todo eso seguramente le ha costado una oreja de toro. Supongo que en España eso es justo.

Esperad! Aquí viene esa mariposilla. Y parece que ha entrado con un hombre, bastante más grande que él. Joder, será su novio? Si es así ese tío le romperá todo los huesos en un empujón… ¿Pero que cojones me estoy imaginando?

María… perdón, José María se gira como una bailarina y se dirige hacía Conan el bárbaro y le da un morreo en los labios… Puaj!

-Mi amorh, que alegría másh grande me has dado al venih aquíh.

-Oyeh, que quería hablá contigo sobre una cosita.

-Si mi amhor dime lo que sea, aja.

Hay diferencias entre gays y maricones. Este es una maricona ¡y de los grandes joder!

-¿Qué cuando sacarhemo a la lu sobre nuestra relación?

-Nunca, ya te lo he dixo. Sabeh tu los problemas que tendría si esto saliehra a la lu?

-Lo sé mi amhor, pero no soporto manteneh esto siempe ens cecreto.

 

Uy, ¿problemas en el paraíso de las mariposas y unicornios? Bueno, no lo sé, tampoco he entendido nada. Debe ser su educación especial que han recibido ¿Si no porque cojones tendrían tanto dinero? Bueno, lo mismo que a los políticos, no hay demasiada diferencia.

Y continuaron así muchos días, beso, polvo, beso, polvo. Creo que ese torero morirá antes por esa locomotora antes que por un toro.

Pero llegó esos días, los que yo llamo días secos, jijijiji.

-Ay, Alejandra, ha llegado mi amigoh?

-No, señor. Aún no ha llegado don Manuel. Y tampoco ha llamado, señor.

-Ay, mare mía. Que hago ahora, el siempe me dah animo antes de ir a po los toroh

 

¡Hasta la criada habla mejor que tu, maldito maricón! ... Perdonadme. Me he descontrolado. Sigamos.

Vaya, que novedad, otro día más el torero tiene que matar otro toro. Seguro que necesita expandir su mansión, le debe de quedar pequeño.

La matanza a acabado, se podía oír desde su casa… mansión los gritos de emoción de los españoles. La mariposa vuelve a su hogar, pero parece enfadado. Tal vez porque ese camión no le ha llamado en… dos días? La polilla tira su sombrero que es feo de cojones al suelo. El torero va arriba y se viste para la salir. Se va de su casa y creo que le seguiré.

Con cada paso que da, parece salir colonia rosa desde sus zapatillos. Después de una larga caminata llegamos a otra casa. Aunque esta parece más de barrió ¿Qué hará aquí? Se dispone a llamar a la puerta. Pero se para antes de rozarlo. Se escuchan gritos dentro de la casa. La mariposa se asusta, pensara que le están atacando. No puede irse, es un jodido torero, alguien valiente, aunque maricón. Va por detrás de la casa, parece que la puerta trasera está abierta, se dispone a entrar. Que tensión joder! ¿Un torero contra atracadores? Entra, se escuchan ruidos en una habitación. La mariposa corre hacía la habitación y la abre.

Bueno, lo que había ahí no es recomendable ni siquiera para mí. Casi vomito, puto asco, antes me hago anoréxico joder. Al parecer el torero tiene la misma sensación, grita.

-Tuh, putha.

-José Maríah, nos loh que parese de verdad

 

El valiente torero huye de la escena lloviéndole lágrimas por la cara. Corre como un toro hacía su mansión. Entra y se va a su habitación a llorarle a la almohada. Pobre hombre, lo que debe de sufrir… Espera. Vaya, que ocurrencia. Al parecer al final, un humano le ha echado los cuernos al torero. Y le ha derrotado. Llora como desagradablemente, pero al fin se calla cuando llaman a la puerta.

-¿Joséh Mariah, esthas aquís?

 

La polilla se lo piensa dos veces, pero al final baja de su cuarto y le abre.

-Lo cientoh muxo, no queriah acete daño, lo juro.

-Callah! Comoh te atreves a venir aquih después de lo que has hexo?

 

El bárbaro entra en la casa agachando la cabeza.

-No podía soporta la idea de queh nuestra relasion solo fuera cecreta.

-Eres un mostruoh, me has hexo mucho daño. Animal!

-Tuh no ere mejor, es a mi quién me has hehco daño, tu jamás creíste en esto.

 

Vaya, muermo. No paran de discutir, creo que he elegido mal y… espera. Aquí esta donde quería llegar. El torero seba a la sala de trofeo, tiene varios artilugios de su profesión. La montaña le sigue de cerca. Siguen discutiendo.

El torero se pone de los nervios, estrés en todo su cuerpo, llega a tener más y se queda calvo hasta en los huevos. Mira a su alrededor, quiere que este día se acabe. Sus estacas de torero, las mira, fijamente, mientras su novio o ex le sigue reprochando su vida, sus desgracias. El tiempo pasa lentamente mientras mira esas estacas, al igual que pasa cuando esta frente a un toro, todo pasa lentamente.

-Hubierah rotoh esta relsion igualmente porque no meh apresias.

 

El torero se cabrea, corre hacía sus estacas legendarias y mira al gran toro. No ve a su novio, ni a su ex, ni siquiera a un humano, ve a un animal que pretende hacerle daño.

-Queh haces? Sueltah eso.

La locomotora se dirige hacia la mariposa y como con los toros José María ágilmente le esquiva y le clava en la espalda las estacas. Por una vez de algo le sirven sus lecciones. Pero ese toro sigue en pie, no me extraña con su tamaño. El toreo coge de su armario de cristal una espada de plata que le regalaron tiempo atrás. El destino tal vez.

Corre hacía él, y aunque el toro grita la mariposa consigue atravesar el corazón de su presa. Mirando como sufre, pero él no tiene remordimientos, ya está acostumbrado a ver esos ojos llenos de dolor. Solo puede reír e imaginarse otra victoria.

 

Ja, ja, ja, ja. Sí, una historia de las que me gustan, debo admitir que no me emocionaba eso de contar sobre los gays y tal. Pero es España, sí, ese gran  pa…

 

“A ver ¿qué cojones está pasando aquí?”

 

Joder, el escritor, mierda, me volverá a encerrar, que sepáis que este tio es un retrasado de m…

 

“Ale, vuelta a tu habitación. Disculpad, no sé como narices consigue escaparse siempre. Siento la historia que os ha contado, él es así, no le juzguéis demasiado. Bueno, venga hasta luego.”

Publicado en Satírico
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.