"A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante."

(Oscar Wilde)

Jueves, 27 Diciembre 2012 08:55

ELENA MON

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

 

La conocí durante un viaje escolar en el que yo iba de maestro acompañante y ella como la monitora que nos habría de amenizar las horas muertas entre actividad y actividad, durante los cuatro días que durase el evento. Era muy joven, alta, guapa y elegante, con personalidad y muchísimo magnetismo, algo atípico para su edad. Desde el principio, (para qué negarlo), me gustó bastante y en ello, más que su juventud, –siempre tentadora para un cuarentón como era yo- influyó de forma decisiva su descarado ademán y sobre todo, como ya indiqué antes, su fuerte carácter y un aura de suficiencia que parecían retar a cualquiera desde su altivo porte.

Fue durante la última noche en que obsequiábamos a nuestros alumnos con una fiesta de despedida cuando, al acercarse a mí para comentarme alguna cosa ahora baladí, nuestras miradas se fundieron durante un segundo, lo suficiente para que se me encogiese el alma y algo más. Al día siguiente, al despedirnos, envueltos en una diabólica barahúnda infantil, fuimos lo bastante maduros y profesionales para no dejar rezumar ni un ápice de sentimiento más allá de un recíproco y cortés reconocimiento a nuestra labor; de modo que nos limitamos a depositar mecánicamente unos besos castos en sendas mejillas y el autobús, demarrando sobre el hirviente asfalto, trazó una rotunda raya entre nuestras vidas.

 

Han pasado ocho años durante los cuales me afané en reinventarme una vida, llenando mis atropelladas horas con ocupaciones diversas y relaciones siempre efímeras.

No obstante esta noche mi cerebro nada en alcohol, hay demasiados agujeros en mis bolsillos y los de la memoria se reproducen sin control, y por si esto fuera poco, en este preciso momento me encuentro inclinado sobre la barandilla que da al río, dispuesto a saltar en cuanto reúna el coraje suficiente para hacerlo.

Ignoro cómo he llegado aquí. El único recuerdo que tengo de esta jornada nefasta es el de que hace un rato me puse a revisar sin objeto, (tal vez sólo por hacer esperar un poco más a la Parca), la lista de contactos de mi móvil, para descubrir, no sin sorpresa, una entrada olvidada: ELENA MON.

 Al verla, mi maltrecha memoria dio un respingo, dejándome abierta de par en par la herrumbrosa puerta de la añoranza. Luego, no sé si ha sido la borrachera, la desesperación o una combinación de ambas lo que me ha impulsado a escribir el que sin duda habrá de ser mi último sms en esta vida (si es que en la otra existen también estos malditos chismes…). Así que, en un irracional arrebato y tras un lidiar con la desesperante torpeza de mis dedos, acabé por enviar un absurdo: Te quiero. Luego dejé caer el artefacto dentro de uno de los bolsillos de la gabardina para regresar a una sedante y placentera sensación de abandono.

No sé si transcurrieron minutos u horas, el caso es que, cuando el poco ánimo que aún me quedaba empezaba ya a diluirse como la bruma sobre la sombría corriente que me aguardaba más abajo, y cuando más resuelto me encontraba a pasar una pierna por encima de la fatídica barandilla, hete aquí que desde el fondo del bolsillo empezó a brotar el familiar sonsonete anunciando la entrada de un mensaje. Tardé una eternidad en reaccionar; aún así la moneda del destino quiso caer de cara ya que de algún modo pude incorporarme de vuelta a la seguridad relativa de la acera para agarrar el artefacto cuya pantalla brillaba con una luz nueva, cargada de esperanzas y de dulces promesas.

 

Y así fue cómo, de forma totalmente inesperada, aquella preciosa muchacha que es hoy mi mujer, me trajo de vuelta al mundo de los vivos con la única magia de esas seis palabras que nunca olvidaré mientras viva: ¿Por qué has tardado tanto, capullo?

Leído 768 veces
gandalf

https://sembradordeestrellas.wordpress.com

6 comentarios

  • Enlace al Comentario Nilufar (Ella) Jueves, 27 Diciembre 2012 09:26 publicado por Nilufar (Ella)

    Toda una inspiración!!!!! Me encantan esas locuras que dan la vuelta a tu vida en un instante. Sublime.

  • Enlace al Comentario gandalf Jueves, 27 Diciembre 2012 09:27 publicado por gandalf

    Gracias, amiga. A tus pies!

  • Enlace al Comentario Rapunkzel Jueves, 27 Diciembre 2012 11:03 publicado por Rapunkzel

    Más vale tarde que nunca ;)

  • Enlace al Comentario Trysha Jueves, 27 Diciembre 2012 11:48 publicado por Trysha

    Oh Maestro !!!!! que hermosa historia, de una inesperada manera, me ha encantado... felicitaciones. y mil gracias.

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Jueves, 27 Diciembre 2012 15:41 publicado por Alice_abysm

    Wow, preciosa historia, y con un final feliz, me recordo a un cortometraje, de una chica que iba a la biblioteca y se enamoraba del dependiente, todos los dias iba a comprar un libro para verlo. Entonces un dia, fue como siempre a comprar el libro y con la esperanza de hablar al dependiente para invitar un cafe, creo, pero él no estaba y le dijeron que habia muerto. La chica comenzo a abrir los libros que habia comprado con la excusa de ver al dependiente y en todos ellos habian mensajes, en donde el ultimo libro tenia escrito, te quiero.
    Esta historia a tenido un final bonito, me gusto :)

  • Enlace al Comentario Blacknordok Jueves, 27 Diciembre 2012 22:38 publicado por Blacknordok

    Preciosa historia, la verdad es que, mientras uno no haya muerto, nunca es tarde para nada, y este texto lo demuestra pero que muy bien, te felicito. Cómo siempre, es un placer leerte.

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2017 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.