"Que algo no funcione como tú esperabas no quiere decir que sea inútil."

(Thomas Alva Edison)

 

Domingo, 24 Marzo 2013 15:37

El ángel que no podía volar Parte 3

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)
El ángel que no podía volar Parte 3 Había pasado ya cinco meses desde que salvamos a ese niño que era maltratado por su padre, el niño se quedo con el cuidado de sus abuelos de parte de su madre, desde ahí ella y yo ayudamos a los demás, a los que necesitaban, siempre que lo hacíamos podía ver sus alas, no sé porque pero nadie más lo veía, el aura que emanaba de ella era algo increíble, algo único. Lo último que hicimos fue en un albergue jugamos con los niños, yo aprendí a tocar guitarra y ella les cantaba, me divertía veía el mundo de otra manera, ella si era un ángel. -miremos esto- me dijo Yuuki un día que estábamos en mi casa, ambos buscábamos en la computadora algo interesante que ver, ella me señalo un dorama japonés llamado “1 litro de lagrimas” para ser sincero antes no me hubiera gustado verlo pero ella me enseño esas series y películas que si debíamos verlos todos porque nos cambia la manera de ver el mundo. Yo acepte. Lo mirábamos todos los días, nos pasábamos horas, viendo un capitulo, lo volvíamos a ver no importa si era repetido pero nos gustaba, nos hacia sonreír y también derramar lagrimas, cada vez que lo veía entendía lo que le sucedía a la pobre chica, en realidad ese dorama era un libro o un diario de una chica que sufrió una enfermedad que no tenia cura su nombre era Kitou Aya, yo miraba atentamente, se me escapaban algunas lagrimas. -imagina la historia sin el chico-me dijo ella, yo entendí lo que quiso decir, la verdadera Aya estuvo sola en su enfermedad pero aun así ella sonreía, ella luchaba, era alguien fuerte, más fuerte que los dos juntos-nosotros las personas renegamos por cosas simples y nos lamentamos pero no nos damos cuenta que ay personas que luchan por estar vivos por lograr sus sueños-ella miraba el techo, yo solo la observaba y escuchaba sus palabras. -“que ay de malo en caerse si se puede levantarse siempre y mirar el cielo, siegue siendo azul e infinito y puedo sonreír porque estoy viva”, esas fueron sus palabras ¿verdad?-ella afirmo con la cabeza, estaba sonriendo-entonces mientras estemos vivos luchemos por lo que creemos, por nuestras metas y sueños. -eres muy soñador, a veces hay que ser realistas-Yuuki parecía algo desanimada, yo me levante de la silla y la mire directo a los ojos. -sé que soy algo soñador y pero también veo la realidad de este mundo por eso quiero cambiarla, quiero mejores cosas, quiero ayudar a los demás como lo hemos hecho hasta ahora, tú me enseñaste eso, me ensañaste a no rendirme-ella sonrió rápidamente y yo lo note-vamos a jugar un juego de vóley. Ella me miro y sonrió-seguro que quieres, no sabes jugar-yo solo saque la pelota y asentí con la cabeza, la verdad ella era muy buena, siempre se lo dije no solo para alagarla si no porque era cierto. Ambos fuimos al parque a jugar, nos divertíamos, hacía mucho calor pero igual sentíamos una brisa que nos refrescaba. Pero ese día que la pasábamos bien estaba por cambiar, ambos nos detuvimos a descansar, estábamos agitados ella me había derrotado yo solo podía respirar ni hablar podía, ella solo miraba a las personas divertirse, en ese momento, un hombre aparece frente a nosotros, ninguno de los dos lo conocíamos, estaba con lentes negros y una gorra. -¿Quién eres?-pregunto Yuuki, el no respondió solo saco un arma y nos indico que no hiciéramos ruido y caminemos hacia un lugar lejos del parque, ambos lo hicimos, no decíamos nada. En mi mente trataba de pensar algo para salir de la situación, usar lo que me había enseñado Yuuki para solucionar las cosas, mire a mí alrededor. Nos detuvimos en un callejón, el sol solo llegaba hasta un lugar el resto era solo sombras y oscuridad, el sujeto a Yuuki del brazo hiriéndola, yo trate de detenerlo pero me golpeo con el arma, ella grito mi nombre pero el hombre la lanza para atrás. -¿Qué es lo que quieres?-pregunte levantándome, el dijo que lo contrataron para matarnos, ella le pregunto quién era el que quería matarnos, el hombre dijo que ya q íbamos a morir nos los diría, era el padre del niño que salvamos hace mucho tiempo, el había salido de la cárcel pero no podía acercarse a nosotros así que lo había contratado. Yuuki se levanto más herida que yo en ese momento porque había caído bruscamente, yo encontré dos palos de escobas de madera, las agarre y con mas manos temblorosas me propuse a proteger a Yuuki, el hombre empezó a reírse, se saco los lentes y cuando vi sus ojos, vi los ojos de un asesino, de alguien dispuesto a matar sin piedad, el me reto que lo atacara, que me atreviera, yo de reojo vi a Yuuki tratando de pensar cómo salir de esta pero no podía depender solo de ella también debía hacer algo, yo me atreví a atacarlo pero lo hacía tontamente no tenia finalidad, el sostuvo los dos palos y los rompió fácilmente. -que idiota eres-dijo el asesino, empezó a golpearme con sus puños,, yo caí al suelo pero este me levantaba para seguir golpeándome pero sin darme cuenta Yuuki lo golpea con una piedra, eso hace que el me suelte a mí y a la pistola que el tenia, el se enoja y empuja a Yuuki, este saca un cuchillo. Yo agarre la pistola y me levante, el se acerco a Yuuki con el cuchillo en mano, ella solo miro sorprendida y algo asustada, cuando iba a acuchillarla, corro rápidamente y la cubro con mi brazo, ambos ven sorprendidos, antes de que el hombre se aleje, tome el valor de apuntarle con la pistola que tenía en mi mano derecho y dispararle, sonó el eco del disparo-mal…dito asesino-dijo mientras retrocedía y caía al suelo. Yo caí arrodillado, deje caer la pistola y me quite el cuchillo que estaba clavado en mi brazo, empecé a sangrar, Yuuki no decía una palabra, se quedo sorprendida, ella se acerco lentamente a mí, se arrodillo detrás mío y sentí como la yema de mis dedos tocaron mi mano derecha-perdóname, por mi culpa, te volvieron a dañar-ella empezó a llorar, yo voltee y la mire sorprendido-perdóname, Daniel te volvieron a dañar-dijo entre lagrimas, yo la agarre del hombro y la abrace, ella dejo de llorar. Cuando lo hice, sentí como sus alas empezaron a cubrirnos y lentamente curaban mis heridas, dejaba de sangrar y empezaron a cicatrizar, en ese momento deje caer mi cabeza en sus hombros-mi vida te pertenece a ti, Yuuki, la usare solo para ti, para protegerte-ella se sorprendió al escuchar eso, sonrió. -yo…también lo haré-dijo sonriendo. -yo te ayudare siempre, te apoyare, evitare que caigas, te protegeré, te ayudare a mejorar el mundo y te ayudare a cumplir tus sueños te lo prometo, Yuuki, yo…, siempre estaré ahí para ti-le dije, ella sonrió.
Leído 2629 veces
akim villa

ps soy un chico de 16 años me gusta escribir y soy fanatico de las historias de terror y fantasia soy peruano y espero que les guste mi historia

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.