"El destino puede seguir dos caminos para causar nuestra ruina: rehusarnos el cumplimiento de nuestros deseos

y cumplirlos plenamente." (Henry F. Amiel)

Jueves, 28 Febrero 2013 16:39

¡Una hamburguesa!...por favor

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

Una fuerza me quema desde dentro a fuera. Una explosión ruge por mis venas. El cansancio se acabó cansando, se acabó el dar vueltas sin sentido. Ahora tan solo se gira en una nube gaseosa convirtiéndola en un torbellino de hielo y nieve.

 

La guindilla de la locura prendió mi garganta y ahora tan solo emite verdades sinsentido. El frío congela mis otras partes del cuerpo. El hielo las cubre para que llegues tú con tu martillo y lo revientes. ¿Qué intentas?

 

Lanzaste el dardo a matar, pero tan solo me rozaste la ceja. Mi sangre chorrea por mi cara buscando caudal y acaba en la boca. No está mal, sabe a salsa barbacoa.

 

Intentaste venderme, servirme a la parrilla a deleite tuyo y de los tuyos, pero este pollo te salió peleón. Tendrás que hincar el cuchillo en tu rodilla, aquí no hay carne tan solo un saco de huesos rabioso y ávido de venganza. Corre que no llegas, no creas que caeré en una trampa tan burda.

Demasiado tiempo conociéndonos. No se trata de quien juega más sucio ni de quien lo hace mejor sino de quien es el más rápido.  Intentas saber que es lo próximo que haré. Ponte a la cola, soy más de improvisar. Dicen que el sentido común es primitivo, otros lógico. Para mí, indiferente. Dejemos en paz lo que no usamos.

 

No se trata de perder el tiempo. Una vez sí, pero una segunda vez no me lanzarás nada. El cuchillo es grande, ¿Pero sabrás usarlo? Claro, siempre crees que puedes con todo. Buen intento. Casi.

 

Me tienes calado, o eso piensas. Quizás ya ni lo piensas tan solo quieres clavarme lo que sea una y otra vez y ver si de una vez por todas dejo de moverme. Como me agito, vaya, te salí rana. Me volví a escapar. ¿No te cansas? Yo no me aburro.

 

Tus insultos son indiferentes, no porque sé de quien viene, que en parte ya los deslegitimiza bastante sino porque sé la intención. Pareces un periódico deportivo hablando del equipo rival, demasiado rebuscado. ¿No sabes que los mejores insultos son los más simples? Los básicos provocan más. Sigue en ello.

 

Ya no salto. Vuelo. Y te veo desde arriba dando vueltas con tu cuchillo buscándome. ¿Ahora quien esta rabioso? ¿Me quieres? Pues ven a por mí. Deja de gritar, no bajaré.

 

No intentes hacer como que pierdes los nervios, demasiados años juntos. Muy visto. Un truco muy viejo. Trabaja algo más eso de la manipulación. De momento no vas muy bien que se diga.

 

Un hacha, clásico pero eficaz. Me lo pido, veremos quien juega más guarro ahora. Cuidado con eso no te vayas a hacer daño ¿Una azada? Poco útil. Vaya, más lejos que cerca pero buen intento. Ahora me toca a mí. Creo.

 

Que ojos de pollo se te quedan, ni que no supieras reaccionar. ¿Qué esperabas? No creerías que iba a estar corriendo yo todo el rato y esquivando tus golpes enrabietados. Fair play. Al menos un poco en esta guarrería.

 

¡Uy, tu mano! Casi. Una rozadura, así que 1-1. ¿Cómo sabrá tu sangre? La mía a barbacoa, creo que ya te lo he dicho. No es nada personal, es por seguir con la dinámica.

 

Bueno ahora tienes un nuevo juguetito y por lo visto quema. Ten cuidado, quien juega con fuego se quema, aunque la verdad, por mí como si ardes, al menos me dejas en paz un rato largo. Mis músculos se tensan y mis pelos se erizan. Qué calorcito tan rico da la llama…

 

Es bonita, la llama digo. No tú. Tiene un color anaranjado que parece vomitar un azul tan puro que es fácil distraerse con la mirada. La antorcha es corta, te acabarás quemando. Me miras, ¿Vas a presumir de mujeres? Se te ha quedado la misma cara que cuando lo haces, así como de medio sapo y cabra.

 

No, no, NO. No llores por favor. Vas a estropear este momento tan especial. Dime al menos que esas lágrimas son de rabia pero nada de impotencia. Si ya casi me tienes. Mira me dejo. Me acerco y ¡zas!. Como sabía yo que las lagrimitas eran cuento. Casi me dejas sin corbata.

 

Tanto golpe a la nada va a pasar factura a los huesos de tus manos. La verdad es que se hace tarde. Tengo hambre. Habrá que cenar. Sudáfrica parece un buen sitio. Seguro que hacen hamburguesas muy ricas. Me iré de un salto. ¿Te aburrirás?

 

Mala suerte la mía, mira que enamorarme de una lesbiana psicópata, bah, al menos el sexo no estuvo mal.

Leído 2599 veces

5 comentarios

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.