"Queremos ser más felices que los demás, y eso es dificilísimo, porque siempre les imaginamos mucho más felices de lo que son en realidad."

(Montesquieu)

Jueves, 10 Agosto 2017 20:47

El Final

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)

Y en la rutina, en pequeñas cosas descubrí el valor de vivir. Las noches ya no eran oscuras y no habían voces entre las sombras, e incluso,  cuando los recuerdos más oscuros me despertaban encontrar su calor entre las sabanas me invitaba a recordar que vivía y era feliz; entonces la paz y la tranquilidad lo invadían todo de nuevo y soñaba en paz, tanto que incluso dormida sonría mientras robaba un abrazo nocturno más.

Cansada de tantas historias inconclusas, decidí esta vez empezar por el final, aclarar que después de todo el camino, muchas veces errático que mi vida llevo, esta encontró finalmente el equilibrio y yo encontré la paz.

Y es extraño que comience por el final,  porque fue también con un par de finales que todo se complicó.

El primer final, vino 8 días antes. 8 días antes, hace 8 años atrás, será que el número 8 vendrá finalmente a querer decirme algo?

Y ya que estamos en esto del 8, ese final del que hablo más arriba, tiene que ver con el 8 de enero, entonces 8 días antes de esa fecha, es el 1 de enero,  la noche anterior había estado llena de fuegos artificiales, celebraciones, aunque yo las pase en cama, pues  con 5 meses de embarazo y una boda a portas de ocurrir no tenía ganas de celebrar, es increíble cómo puede resultar agotador el estar pendiente de mil detalles absolutamente insignificantes, que sumados pueden generar una neurosis para la novia y todos los que la rodean, la suma de todas esas pequeñas estupideces que incluyen trajes, tarjetas, cintas, cintitas, encintados, adornos, flores, vestidos, pajes, terminan provocando un agotamiento físico, mental y sobre todo emocional, no quería nada, solo estar sola y desncar.

Pero, aun así, que él desapareciera, sin llamar o escribir fue bastante decepcionante. Después de todo era el novio y padre del retoño que intentaba sacarme las entrañas, ese ser maravilloso que constantemente me hacía identificarme con Sigourney Weaber, en la película Alien.

Su ausencia en ese día en particular, fue un ruido constante en algún lugar de mi cerebro, claro que intente acallar las voces que resonaban en mi interior e incluso pensando en que quizás estaría en alguna clase de despedida de soltero no me molestaba, pero si la sensación de que mentía.

Cuando se tiene la sospecha de que una persona miente, aun cuando nada en él indique el más mínimo gesto de mentira una tiende a observar absolutamente todo, recuerdo haber pasado horas con la mirada perdida en su pecho o estomago desnudos mientras dormía, observaba los bellos crespos, apegados por el sudor veraniego cuando un pequeño destello llamó mi atención, era un puntito negro, solido, quizás otra persona dudaría sobre de que trataría, pero yo conocía bien las liendres, aun cuando jamás había visto ladillas, conocía las otras , las de la cabeza y estas eran idénticas.

Describir los gritos no tendría mucho sentido,  por otro lado, no tengo el talento para indicar los tonos estridentes empleados en esa pelea de ese nivel, pero como resolución inminente suspendí el matrimonio.

Leído 154 veces
Trysha

  • Soy Simplemente Trysh, la de siempre, pero con mas ganas y nuevos sueños.

"Me he hecho fuerte, pero a veces quiero volverme débil y que me protejas"...(Alma Rota)

 

Más en esta categoría: « Distancia
Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2017 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.