"El hombre es celoso si ama; la mujer también, aunque no ame."

(Immanuel Kant)

Lunes, 23 Septiembre 2013 11:17

Sombra

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

-¿Cuánto llevas mirando al techo?

Algunos días, meses quizás… su voz respondió en forma automática, llevaba tanto tiempo sin hablar que el sonido ronco de su propia voz la estremeció.

-Es hora de ir, lo sabes…

- cállate por favor, no debo hablar contigo, me darán duros castigos si me sorprenden nuevamente.

- y si eso es cierto ¿por qué dejaste los medicamentos?

- shhhhhhhhhh por favor, no lo digas…shhhh

Sintiendo un escalofrió se puso de pie y camino por los largos corredores del manicomio, se asomó por las habitaciones más conocidas, no encontró a nadie y siguió avanzando, llegando a los pasillos más oscuros y olvidados.

Siguió avanzando en silencio, dejando atrás a sus amigos y la seguridad de la luz que le daban sus amigos, podía sentir sus ojos llenándose de lágrimas a medida que avanzaba, su corazón reventando contra su pecho y sus pies trémulos y azulosos de frio le servían pobremente de sostén mientras continuaba con su inseguro andar.

Allá a lo lejos, en los rincones más recónditos de su mente, entre las sombras más oscuras y desgarradas de su alma, tras una cortina de lágrimas escondía un cuarto de la vista de todos, un cuarto luminoso se abría ante ella al fondo una mujer pintaba mientras movía suavemente sus pies al ritmo de una melodía instrumental.

Por un segundo la observo a lo lejos y en sus labios apareció una dulce sonrisa.

-          ¿Qué haces aquí Necia? Una voz firme y severa la hizo trastabillar.

-          Yo… yo, palabras se ahogaban en sollozos, yo… yo venía a decir feliz cumpleaños.

-          Que maldita obsesión la tuya con andar diciendo feliz cumpleaños a todos, tan buenos son tus cumpleaños que a todos los saludas.

-          No. Una sola palabra fue la respuesta, fue todo lo que alcanzó a decir antes de que sus pies la arrastraran rápidamente de aquellos oscuros y prohibidos laberintos.

Al llegar al final del último corredor se permitió volver y mirar una vez a aquel que era dueño de esa voz que tanto terror había infundido en ella, bajo la mirada tristemente y suspiro.

Mientras volvía su nuevo maestro la intercepto con una sonrisa, amorosamente la acogió en sus brazos como una niña y dulcemente colocó una a una las pastillas en sus labios, verificado que el contenido hubiera sido ingerido, le robo una carcajada al mostrarle una hermosa maseta.

A lo lejos y muy profundo, en donde se encontraban los rincones más recónditos de su alma, un camino nuevamente se desdibujaba mientras que en las sombras se perdían nuevamente las figuras que solían venir a ella cuando la medicación faltaba.

 

Leído 1370 veces
Trysha

  • Soy Simplemente Trysh, la de siempre, pero con mas ganas y nuevos sueños.

"Me he hecho fuerte, pero a veces quiero volverme débil y que me protejas"...(Alma Rota)

 

3 comentarios

  • Enlace al Comentario Mandragás Martes, 24 Septiembre 2013 06:07 publicado por Mandragás

    Dulce trysha... Otra vez tienes problemas con tu medicación? No temas a las sombras, son ellas las que deberian huír de tu brillo resplandeciente.
    Un beso grande!

  • Enlace al Comentario Trysha Martes, 24 Septiembre 2013 10:13 publicado por Trysha

    LOBITO, dichosos los ojos que te leen, no te preocupes ya me retaron por dejar la medicacion y me la volvieron a dar...
    Pero ahora si resplandezco, un besote enorme... gracias como siempre por tus palabras

  • Enlace al Comentario Ada Martes, 24 Septiembre 2013 19:57 publicado por Ada

    Escribes muy bien Trysha. Siempre me ha llamado mucho la atención los mundos paralelos que crea la mente... Pero, por qué en humor ¿? tal vez estoy enloqueciendo también :)

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.