"En la prosperidad nuestros amigos nos conocen, en la adversidad los conocemos a ellos."

(John Churton Collins)

Sábado, 29 Junio 2013 14:03

El Emperador de las arenas

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

En el rincón más lejano al oeste del planeta Cazio, más allá de la mortífera jungla de Magh-Lok, se extiende el misterioso y abrasador desierto de Zihab, hogar de miles de leyendas asombrosas acerca de genios malvados, alfombras voladoras y tesoros enterrados bajo la arena. Muchas de estas historias no son más que mitos, pero de vez en cuando surge alguna que resulta ser real.

Las calles de las grandes ciudades que se alzan en medio del desierto no son famosas por ser demasiado seguras, pero el verdadero peligro comienza cuando uno se aleja de ellas y queda a merced de las arenas. Los abrasadores días y las gélidas noches son sólo uno de los muchos peligros que allí se ocultan, y uno de los peores son ni más ni menos que los bandidos.

Se organizan en cientos de bandas diseminadas a lo largo de todo el desierto, unas más grandes, otras más reducidas, pero todas llenas de peligrosas personas capaces de las peores atrocidades por una mísera pieza de oro. A veces se alían entre ellas para dar grandes golpes, pero a pesar de ello siempre suelen ir por separado, incluso hay algunas que se un odio tan encarnizado que las hace olvidar cualquier botín con tal de acabar la una con la otra. Gentes salvajes que sólo entienden de violencia, sangre y oro; no siguen ninguna ley ni código y salvo a sus brutales líderes no obedecen a nadie.

Pero existen muchas leyendas acerca de un misterioso hombre. Los beduinos hablan de un hombre ante el que incluso el más salvaje de los ladrones se inclinaría, lo llaman el Rey de los bandidos.

Nadie sabe de donde salió, pero se dice que, nada más verle llegar, los bandidos más sanguinarios se arrodillan a sus pies, y los mercaderes más honorables le entregan hasta las ropas que llevan puestas. Se dice que viaja solo, y que nunca ha pertenecido a ninguna banda, pero que no lo necesita puesto que a una orden suya los peores rufianes de todo el desierto se alinean para seguir sus instrucciones. Se dice que bandas enfrentadas con un odio tan grande que podría matar hacen treguas y trabajan unidas si él así lo dispone. Dicen que gobierna sobre todos los ladrones del desierto, que tan solo con su presencia, sólo con mostrar su sello de identidad (un precioso y enorme anillo de oro y rubíes) incluso los guardias de las ciudades le ceden el paso a él y a quienes lo acompañen.

Pero no es ningún secreto el lugar donde se oculta. En lo más profundo del desierto, donde la tierra se agrieta a diario por el calor, se hallan la ruinas de lo que un día fue un majestuoso templo consagrado al señor Escorpio. Cuentan que de las altas torres y desgastadas cámaras, el brutal ladrón ha hecho su hogar, pero nadie ha tenido el valor de ir hasta allí y enfrentarlo directamente, y los pocos que lo han hecho no han vuelto jamás.

Nadie sabe exactamente quien es ni porque es tan temido; unos dices que es en realidad un demonio con forma de hombre que vino a la tierra a sembrar el caos, otros que tiene a un genio encarcelado en su fortaleza que le concede todo cuanto desea. Puede que alguna de estas historias sean verdad o puede que no, pero el caso es que hasta ahora nadie que lo haya retado a un duelo ha sobrevivido. Incluso se dice que en una ocasión en que un rico sultán se negó a colaborar, él solo asesinó salvajemente a toda la guaria de palacio, se llevó todo cuanto había en la cámara del tesoro y acto seguido prendió fuego a toda la ciudad en un incendio que duró tres semanas, después de las cuales ya sólo quedaron las cenizas que rápidamente se mezclaron con la arena del desierto.

Historias como estas hay muchas, y como ya he dicho, puede que no todas ellas sean ciertas, pero si viajando por el desierto de Zihab alguna vez se os presenta un hombre misterioso de piel oscura, vestido con lujosas ropas azules y doradas y portando un anillo de oro con un gran rubí incrustado, no seas tan estúpidos como para querer plantarle cara, dadle todo lo que os pida y marchaos lo más rápido que podáis, porque al Rey de los bandidos no le gusta nada que alguien se atreva a desafiarle.

Leído 1145 veces

4 comentarios

  • Enlace al Comentario Trysha Lunes, 01 Julio 2013 08:36 publicado por Trysha

    Black simplemente espectacular... esto es como un.micro para ti... y te a quedado simplemlpente espectacular... ligero, entretenido... envolvente.
    mis respetos Señor Dios y mi devocion

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Martes, 02 Julio 2013 18:30 publicado por Alice_abysm

    Estoy segura que esto dará pie para otra historia, aunque podría apostar que si hay un rival digno para este rey de los bandidos, el hombre que es inmortal y que ha pasado por muchas, seguro que tiene historias muy interesantes para contar y quizás se haya topado con ellos. Muy buen relato, me encanto :)

  • Enlace al Comentario Blacknordok Martes, 02 Julio 2013 19:11 publicado por Blacknordok

    Gracias a ambas por leer y comentar. Lo cierto es que haré varios relatos ambientados en este planeta (véase que mi poema "Canto al Señor Serpiente" también lo está)
    Es un mundo dividido en distintas áreas, todas con una cultura y estilo de vida distintas, pero con una misma religión politeista. Está claro que no he terminado con este rey ladrón, aunque debo admitir que no se me había pasado por la cabeza la idea de mezclarlo con Bran, gracias Alice XDD

  • Enlace al Comentario Mandragás Viernes, 05 Julio 2013 01:39 publicado por Mandragás

    Curioso tu Rey. Y promete este nuevo mundo que estás creando. Yo preferiría una historia nueva, más que nada porque me sorprendería más a medida que se van descubriendo los lugares, religiones, gentes... Por supuesto, tus otros mundos tampoco deberían dejar de crecer, dan para mucho. Continúe please!

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.