"Dadme un punto de apoyo y moveré la tierra."

(Arquímedes)

Lunes, 28 Enero 2013 01:23

El último día de Lady Elis

Escrito por 
Valora este artículo
(6 votos)

 

 

Lady Elis era una mujer goreana, no creía en el amor, acostumbrada desde la infancia a cumplir su deber, se dedicaba casi exclusivamente a trabajar viviendo siempre entre sus pergaminos.

Una mujer odiosa, frígida a los ojos de los demás ciudadanos, no le importó en lo mas mínimo cuando su jefe le propuso unirse a uno de sus hijos, al que jamás había visto, lo aceptó, porque era la tradición, porque le daría una mejor posición social y porque su jefe lo ordenaba.

Se entregó como era esperable, pero el frio de su interior no desapareció, todo lo contrario, parecía hacerse cada vez mayor, más implacable, llegando a amenazar a la hija del pretor con ponerle collar si no se comportaba como mandaba la ley.

Miraba con fastidio a las mujeres que se alborotaban por sus uniones y que constantemente la acosaban para que realizara certificados de cortejo.

Su fama de fría trascendió las murallas de la ciudad, pero nada le daría más crédito a esos comentarios que cuando tomó la defensa de Peleo Boa en un juicio sobre la supuesta paternidad de un bastardo que llegó en una cesta, luego de interrogar a medio mundo y mandar a azotar a la kajira del pretor por osar mencionar a su defendido como padre de la criatura, solicito al juez que el pequeño bastardo sirviera de alimento para los sleen.

Desde ese día su nombre se hizo temido, solo Peleo Boa conocía o suponía su debilidad, ya que durante la acusación salió a relucir el nombre de otro Boa, y sus ojos la traicionaron.

-          Esa bestia asegura que se le dijo que el niño era de uno de los hijos del Ubar- recalcó con soberbia Victoria Matfield mientras miraba despectivamente a Elis.

-          Como historiadora de la familia Boa, comenzó poniéndose de pie mientras hacía sonar las innumerables capas de enaguas que llevaba bajo su pesado vestido, debo recordar a todos que el Ubar tiene mas de un hijo, explicaba con la soltura de quien conoce al dedillo la lección, cosa que exasperaba más aun a  Victoria, pues era su familia de la que se hablaba.

-            se encuentra mi defendido Peleo Boa, comandante de la casta Roja, Tokak Boa, quien también ostenta un alto grado si no me equivoco, al mencionar su nombre, un leve suspiro se dejó escapar por sus labios,  suspiro ahogado e encubierto por los múltiples velos que ocultaban su rostro del mundo, pero nada ocultó de los ojos del Comandante rojo ese brillo que tan bien distinguió él.

-          Había sido mientras realizaba la biografía del Ubar cuando se topo con la historia de Tokak Boa el hijo adoptivo de Melho Boa, siempre sintió curiosidad por él, fue hasta que llegara el tiempo de parir de su compañera libre que el hombre llegaría a aparecerse frente a ella, se acercó al Ubar pues él la mando llamar, ya no recordaba para qué, pero en ese momento se presentó ante ella un gallardo hombre, de rostro adusto y severo, él entró en la habitación con la autoridad de un señor, y esa misma autoridad impuso frente al mundo, por un segundo, solo por un segundo sus ojos se cruzaron él la miró fríamente, sin verla, ella se sintió invadida por el miedo,  por primera vez en su vida se sintió indefensa, inferior a alguien, no le vio muchas veces, temía a su presencia, cuando él hablaba un sudor frío la bañaba y el temor nuevamente aparecía, dos veces se sorprendió  a sí misma solo observándolo desde lejos, envuelta en una capa de ocultación que la hacían parecer una libre cualquiera y no la joven y mimada escriba que era.

 

Las imágenes del hombre cruzaban su mente, cada vez que sus labios pronunciaban su nombre, lentamente le presentía como su mayor debilidad, aun así obligo a su mente a volver al juicio y prosiguió, está el recientemente reconocido Alex Boa, el bastardo que comanda a los mercenarios, poco pudo ocultar el desprecio que sentía por un bastardo reconocido, simplemente porque la ley era clara al respecto, no se mesclan la gente decente y los bastardos de dudosos orígenes. Por no mencionar al resto de la familia, Ichigo Boa, la sonrisa de sus ojos no se dejó escapar al mencionar al joven tenorio de la familia, padre de la mitad de los esclavos de la misma localidad, Dan, kratos, Aldair… tomo aire.

-          Está bien no es necesario nombrarlos a todos, grito ya casi histérica la defensa del pequeño bastardo.

Sonrió y se acerco a Victoria, tranquila dama, o puedo enviarla a azotar para que se calme, es lo que manda la ley, le susurro venenosamente, mientras el juez, padre de la amenazada y suegro de la otra sonreía divertido por el veneno que emanaba de las mujeres.

El resultado del juicio fue claro cuando lady Elis con sonrisa en los ojos dijo:

-          Exijo que aparezca la madre de la criatura, que se busque a todas las libres que pudieran estar recién paridas yo misma la interrogaré y collarizare.

-          Nadie vendrá bajo amenaza, protesto la dama Victoria

-          Collar y esclavitud, para quien tenga a un hijo sin estar unida al padre, o me equivoco, preguntó con una muy mal fingida ingenuidad a su suegro. Entonces que alguien me asegure que ese niño es de mi defendido, el silencio reinante en el lugar no dio lugar a dudas.

Nadie mas volvería a hablar del tema, pero Peleo Boa, más cercano a ella desde ese día solía divertirse hablando de su hermano, solo para reirse viendo los ojos de ella brillar.

Tras su unión, y habiendo descubierto el sexo, notó que esto no le generaba interés o eso pensaba ella, hasta que un día fue llamada de manera urgente por el comandante rojo, pensando que nuevamente se habría metido en algún aprieto o bien querría legalizar a alguna esclava exótica, se dirigió sin mucha prisa al cuartel.

Había marchado solo unos pasos cuando entre la multitud de gente distinguió al comandante y le basto un segundo, solo verlo por detrás para saber que quien se encontraba a su lado no era otro que Tokak Boa.

Esta vez no era el miedo lo que la invadía, se detuvo en seco tras él, a solo unos pasasos, sintió su cuerpo hablarle por primera vez, le sintió arder, palpitar, por alguna razón su velo sagrado, ese que no sé quitaba ni para dormir le ahogaba, sentía miles de lagrimas surcar su rostro, mientras un secreto deseo la invadía.

 

 

 

De pronto  se descubrió repasando mentalmente las capas de ropa que llevaba, 5 enaguas, dos falsos, un vestido de género muy grueso y pesado, acariciaba con su mano enguantada la textura del mismo, miraba ahora sus manos enguantadas, las medias que llevaba eran tan gruesas que bien podrían ser pantalones y 3 velos, que hacían que su voz sonara casi no humana, al menos se le veía el pelo, había dejado de usar murta el día que se unió, con esos pensamientos en  su mente llegó a pararse junto al Peleo Boa.

-          Me mando llamar, preguntó con una voz casi infantil mientras miraba los pies de Tokak, por alguna razón que no comprendía no se sentía capaz de mirar nada más.

Peleo la observó con preocupación, si hubiera sabido lo que ocurría en su interior la hubiera observado con horror.

Lentamente levanto su vista hacia la del desconocido, por un segundo el miedo la invadió, pero en un miedo diferente, temía ahora no verle nunca más, y sintió sus ojos llorar. Todo a su alrededor se desvanecía, su pasado no le importaba, ni su nombre ni quién era, solo deseaba ser suya.

Avanzo hacia el hombre  mirándolo cada vez mas tímidamente, suavemente se coloco de rodillas, y le susurró.

-          Permíteme ser tu esclava mi Señor.

-          ¿Qué? Gritó Peleo mientras intentó levantarla.

-          No te oigo, dijo con sorna el hombre ante quien se postraba.

Llevó las manos a su rostro y dejo caer un velo a los pies del libre.

-          Yo Elis de Cardonicus, te suplico, dejo caer un segundo velo, a ti Tokak Boa, deslizando el tercer velo, para dejar aparecer un rostro casi infantil debido a que se le colocara a temprana edad los sueros estabilizadores, que me tomes como kajira, dijo finalmente decidida.

Muchos rostros miraban incrédulos, espectadores mudos de un espectáculo poco común, Tokak la observo fríamente y se dio media vuelta dándole la espalda.

-          No, dijo fríamente y  camino.

Suspiro mirando el suelo ahogada en lagrimas, aun cuando él la rechazara, su destino había sido sellado por su acción, si él no la quería ella sería vendida en el kennel, o tomada por cualquiera, miró al hombre que se iba y decidida como estaba se quito el vestido entre tropezones y rasgando mas de algún enagua comenzó a sentir como el viento tocaba por primera vez su piel.

Sin dudarlo y aun con un zapato en un pie volvió a arrojarse a sus pies.

-          Por favor Amo,  llévame contigo, no soy nada sin ti, solo existo para servirte y es mi único deseo.  Al concluir esta frase llevo su frente a sus pies y ahí lloró y los beso.

Él cerró la mano en sus cabellos, los que aun llevaban el peinado típico de una Lady de casta alta que consistía en un elaborado moño que regia todo el cabello en un apretado tomate.

Duramente jalo de él sacándole un grito a la muchacha que ahora exhibía a la vista de todo mundo el bambolear de sus pechos. Poco a poco su cabello fue cayendo sobre sus hombros cuando la soltó y la dejo caer, ella rápidamente soltó el resto de su cabellera dejando sobre el suelo una veintena de horquillas, de rodillas cerradas y cabeza gacha esperaba cualquier orden que él le diera.

-          ¿Quién eres? Le preguntó mirándola fríamente.

-          Nada Amo, no soy nada, solo una kajira mas, mas inútil que el resto, solo una kajira, por respuesta a sus palabras el pie de él le separó las piernas abriendo completamente su muslos dejando a la vista su sexo desnudo, mientras le arqueaba la espalda hacia atrás.

Sonrió fríamente, demasiado inteligente le dijo y le dejo caer un golpe el rostro que la hizo temblar, sentía su mejilla arder pero no se atrevió a gritar, sin embargo, no pudo contener  sus gritos cuando le dejo caer una lluvia de patadas sobre el vientre y las costillas, retorcida en el suelo, llorando le sintió acercarse y susurrarle sígueme.

Le vio marcharse a paso rápido, con dolor en las costillas y más de alguna dificultad al respirar le siguió, no sin trastabillar más de alguna vez tras él.

Ya no volvería a ser altanera, su cuerpo no volvería a estar cubierto a los ojos de nadie, ya nunca más debatiría en un juicio o mandaría a nadie, y nada le importaba ya, ahora sólo era una kajira mas, una más del montón, una que deseaba ser usada por su Amo sentirse mujer.

y le dio alcance, lentamente camino tras él sin alejarse, él llegó a su casa y se sentó, su padre le vio pasar y miró con curiosidad a la kajira que traía, no se le paso ni por un segundo que la joven ensangrentada y empolvada que apenas caminaba y sonreía feliz frente a su hijo  era la escriba que llevara la escribanía apenas una luna atrás.

-          Kajira estoy cansado, dijo el hombre y cerró los ojos.

Ella lentamente le retiro las pesadas botas, suavemente comenzó a masajear sus dedos, actuando solo por instinto cubrió sus pies de besos, mientras les presionaba suavemente para acelerar la circulación, lentamente acarició sus tobillos y sonrío. Le cubrió con una manta y se acurruco a sus pies, aferrándose con su mano a un pie, como si fuera el último madero que flota sobre el mar.

Ya no habría vuelta atrás, sería quién él quisiera, llevaría el nombre que a él se le antojara y sería suya para lo que él quisiera. Con ese pensamiento y sonrisa en sus labios se durmió en el suelo. Tokak abrió sus ojos y sonrió complacido con ella durimiendo a sus pies. 

Leído 2739 veces Modificado por última vez el Lunes, 28 Enero 2013 01:42
Trysha

  • Soy Simplemente Trysh, la de siempre, pero con mas ganas y nuevos sueños.

"Me he hecho fuerte, pero a veces quiero volverme débil y que me protejas"...(Alma Rota)

 

11 comentarios

  • Enlace al Comentario Leobardo Lunes, 28 Enero 2013 16:40 publicado por Leobardo

    maravillosa historia me ha dejado un buen leer a mis ojos, me encanto tu historia, te agradezco dejar una gran historia.

  • Enlace al Comentario Trysha Lunes, 28 Enero 2013 16:47 publicado por Trysha

    jajaja gracias por tu comentario, aunque personalmente pienso que no la leiste :P y noes la primera vez que me da esa impresion... lo cierto es que esta historia la escribo a pedido del publico, un amigo muy querido que esta enfermo me ha pedido que la haga, los demas capitulos no puedo publicarlos, por ser mas bien pornograficos... pero bueno todo sea por dar una sonrisa a alguien :P
    un besote...

  • Enlace al Comentario Leobardo Lunes, 28 Enero 2013 16:53 publicado por Leobardo

    jajajajaja si lo leí por difícil que lo creas. y aun que tenga algo de masoquismo me encanto, aunque estaría mejor que el marques de sade, y si solo escribo palabras de animo y no de opinión tal vez sea por eso no lo cree. ahora sabes que no doy opiniones y solo un pequeño animo.

  • Enlace al Comentario Trysha Lunes, 28 Enero 2013 17:03 publicado por Trysha

    Leo: Jajaja cuando se trata de mi tienes libertad para decir lo que quieras... bueno o malo... y relax me han dicho bien feo ya ... pero como te dije esta historia es a pedido, y me han dicho que me he quedado corta, que esta muy suave :P jajaja a ver como la mejoro... besitos por cierto... se extrañan tus versos...

  • Enlace al Comentario Leobardo Lunes, 28 Enero 2013 17:09 publicado por Leobardo

    Bueno de ahora en adelante me tomaré un poco de libertad, y si ya subí uno y ojalá les guste un super duper abrazote.

  • Enlace al Comentario Mandragás Miércoles, 30 Enero 2013 06:49 publicado por Mandragás

    De todas las Kajiras que te he leído esta me ha parecido diferente. Más romántica que mística. De alguna manera, más madura. Sin duda, una bella historia.

  • Enlace al Comentario Trysha Miércoles, 30 Enero 2013 09:22 publicado por Trysha

    Gracias lobito, me temo que no podre mostrar el resto de la historia, ya que esta es mas hot... que las otras... De todas maneras muchas gracias por comentar.

  • Enlace al Comentario Blacknordok Miércoles, 30 Enero 2013 13:40 publicado por Blacknordok

    Por un momento pensé que permitirías que hubiese tirado su libertad por nada, en el fondo eres buena persona XD

  • Enlace al Comentario Dovnebrisca Miércoles, 30 Enero 2013 14:00 publicado por Dovnebrisca

    Muy buen relato, a pesar de lo difícil de reflejar el paso de la impasividad a la sumisión lo tejes magníficamente.

  • Enlace al Comentario Trysha Miércoles, 30 Enero 2013 21:41 publicado por Trysha

    Black jajajaja....
    Dovnebrisca muchas gracias por tu comentario.

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Viernes, 01 Febrero 2013 12:52 publicado por Alice_abysm

    Wow, no me esperaba este "final" para ella, que terminara convertida en kajira. Al menos, parece, que este hombre tiene algo de sensibilidad con la chica pero cuando leo la parte de los golpes, te juro que me dan ganas de patearlos XD es que estos hombres solo pueden masoquistas entre sus filas, nadie más los aguantaria.
    Me encanto el relato, un beso :)
    PD: Al menos fue feliz y siguio sus instintos por primera vez para someterse.

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.