"A juicio de los gatos, las personas no somos más que muebles de sangre caliente."

(Jacquelyn Mitchard)

Domingo, 19 Enero 2014 17:02

Disección del Fin del Mundo

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

La luna aún se distinguía en el cielo anaranjado despejado de nubes. Poco a poco el sol se iba tornando más brillante y las sombras se inclinaban ante su presencia. Un viento suave recorría las calles, trazando laberintos de corrientes que entraban y salían por los edificios. Allí, en uno alto e imponente, vestigio de gloria pasada, se distinguía una figura en lo más alto. La figura, cercana al borde, vagaba de un extremo a otro, con lentitud, con indecisión.

Un grito interrumpió la tranquilidad matinal. La figuro se giró. Atrás, jadeante le observaba otra. El silencio impero en la azotea. Segundos que parecieron eternos se convirtieron en el cimiento de un intercambio de miradas, un duelo directo a las pupilas cargado de reproche. Una discusión muda.

<< ¡No lo entiendes! Lo único que quiero es acabar con el dolor…>> La figura del borde alzó la voz.

<< ¡Mírame! Mírame a los ojos y dime que si crees que si eso acabara con tus problemas… Acabar con todo no es ni siquiera una manera de huir>> Le respondió la otra.

<<Para ti es fácil. Nunca sentiste. No demasiado. Siempre has pasado por los ríos de la amargura con tu alma en lo alto, sin dejar que se mojará>> replico la figura del borde tras volverse de cara al vacío.

<< ¿Crees que no siento? ¡¿Crees que no la echo de menos?! ¡¿Crees que no veo sus ojos cada vez que me acuesto?! ¿Acaso crees que pasa algún día de mi vida que no me acuerde de ella?>>

<<No lo demuestras. Vives como si no hubiera pasado. Como si el hielo de tu interior te hubiera cegado y no recordarás>>

<<Tú no estabas allí… ¡Tú! no tienes su último reflejo grabado en tu mente a  fuego. Cada segundo de mi vida me recuerda que fue mi culpa, que algo podría haber hecho… ¡Yo estaba allí! ¡Yo vi como la sonrisa de su rostro se borraba y arrastraba consigo la poca alegría que alguna vez había tenido en mi vida!>>

<<¡Tú no perdiste nada ese día! Tan solo fue una anotación de un capítulo en tu vida…>>

<<¡¡Yo la amaba!! Miserable… la amaba con toda mi fuerza y si hubiera podido habría hecho todo lo posible por salvarla. No me eches tu porquería en cara ahora. Ese día, yo morí con ella>>

<<Tú…>> Sus palabras se entrecortaron por sus intentos de sollozo.

<<Hubiera entregado el mundo por ella, hubiera dado todo por un segundo más. Por oír su voz un instante más. Sus labios me persiguen… Sueño con ella y cuando despierto me doy cuenta que vivo una pesadilla sin fin. ¿Crees que no le grito al mundo? ¿Crees que no le exijo que porque ella? ¿Qué porqué me mostro la luz para luego apuñalarme y lanzarme de nuevo a la oscuridad? ¡Lo era todo! >>

<<Entonces no sé cómo puedes vivir…>> Las lágrimas resbalaban por su cara.

<<No vivo… La parte de mí que este mundo vio nacer se fue con ella. Mantengo mis pies firmes y espero que los días no sean demasiado duros conmigo… Quizás algún día descubrir una chispa que me rescaté de mí>>

<<Déjame marchar. Déjame elegir la manera en la que decir adiós, es lo único que me queda>>

<<No te voy a dejar marchar. No así. Se lo debo a ella. Todos se lo debemos>>

<< ¿Por qué quieres que siga viviendo sino queda nada para mí?>>

<<Estoy yo>>

<<Te equivocas. Tú eres de ella>> Bajo la mirada al vació. <<Te fuiste con ella, tú mismo lo has dicho>> Sus lágrimas deslizadas por sus mejillas precipitaban al vacío.

<<Te mentiría. Pero sabes que no funcionaría. No me creerías. Es cierto.  Sé que soy  egoísta,  pero eres lo único que me queda de ella. Si tú te vas, temo no recordarla. Tenerte al lado me ayuda a darme cuenta que no fue todo un sueño>>

<<No lo entiendes. Yo perdí a mi hermana>>

<<Tienes razón. No, no lo entiendo. Perdí lo mejor que me paso en la vida>>

El sol brillaba con todo su esplendor. Una suave brisa barrio la azotea. Él, extendió su mano. El sol se reflejaba en el blanco de sus ojos. Ella se quedó contemplándole inerte. La brisa removía sus cabellos tapándole la cara. Él retiro la mano y se acercó a ella. Le apartaba el cabello de la cara cuando su mano le detuvo violentamente. Le agarro fuerte y sus manos se entremezclaron. Él seco sus lágrimas con los labios.

Las horas pasaron y la azotea se quedó vacía.

La luna bañaba los edificios rotos y escarbados por la vegetación resignados a ser reflejo de un pasado sin valor. Ya tan solo eran un recuerdo de un tiempo en que el ser humano reino sobre la naturaleza, un sueño que se difuminaba a la vez que los ojos se entreabrían.  

Aquella noche como tantas otras hicieron el amor.

Leído 1542 veces

2 comentarios

  • Enlace al Comentario Trysha Domingo, 19 Enero 2014 21:44 publicado por Trysha

    Me encanto leerte y hace mucho que no lo hacia, tu texto simplemente genial se me hizo corto, muy corto, felicitaciones y mil gracias, un besote enorme.

  • Enlace al Comentario Mandragás Martes, 28 Enero 2014 17:38 publicado por Mandragás

    Tu estilo me deja pensando tras cada escrito, deleitando en paz.

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.