"A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza."

(Alessandro Pertini)

Domingo, 09 Septiembre 2012 18:40

La Kajira

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

 

21. El último día de Aeris.

Los días en ausencia del Ben Abott se sucedían uno tras otro sin variación para Aeris, la dama Elis estaba sumida en sus trabajos como escribas, todo el día se la podía ver haciendo documentos, timbrando, yendo y viniendo con tratados comerciales, cartas de ciudadanía,  títulos de propiedad y cientos de otros documentos, aunque yo podía ayudarle, el pretor había dado orden expresa de que solo me ocupara del aseo y limpieza de la escribanía, no me veía con buenos ojos, debido a que pensaba que yo era la debilidad de mi amo y un goreano no puede tener debilidad.

En una de las pocas tardes que se tomaba lady Elis, llegó Bart de una misión extraña, al parecer habían asesinado a una dama y él había recuperado a su bebe, una pequeña huérfana, Elis insistió mucho en ver la criatura y Bart que aun no la entregaba estaba feliz de captar la atención de la dama.

De pronto un libre vino y me jalo de los cabellos, me arrastró hacia él, ordenándome que le sirviera en la taberna, Bart se indigno, y sacó su espada, el asunto es que todo esto se produjo delante de Lady Elis quien ordeno que me ataran al cepo, luego cuando se cansó de cargar la criatura ordenó que me soltaran y que la cuidara.

Bañe al bebe y le di leche yo tampoco sabía lo que hacia, Elis y Bart se habían encerrado a “conversar” yo conocía bien el carácter de Elis y sabía que ella lo interrogaría y lo presionaría hasta el limite de su paciencia, desconocía como reaccionaria Bart ante esa presión y me asustaba, ella podía ser muy intimidante y en Cardonicus, aunque en teoría tenia muchos menos poder e influencia que AR, la joven escriba hacia lo que quería, se había ganado su lugar a pulso y por eso todos la querían.

Finalmente salió después de mas de una hora, ninguno de los dijo nada de nada, Bart se marcho en su Tarn y no lo vi mas, ahora eran dos los ausentes y la soledad se hacia sentir.

Durante esos aconteció una plaga, alguien trajo piojos y la dama ELis se los pegó, se indignó y me azotó a mi y a otras kajiras, se ordenaron limpiezas sanitarias y  el caso es que algunos de esos animales debilitaron en extremo a dos kajiras que murieron, la dama verde sugirió que se trataba de una plaga peligrosa, yo por un segundo llegue a soñar que mi Amo volvería ante la amenaza sanitaria que azotaba a ciudad, pero aunque le avisaran ahora, tardaría muchas lunas.

Podía ver a la dama Elis, encerrada en la oficina del pretor yendo y viniendo, sin duda algo se traía en mente, no estaba tranquila, se sobresaltaba con facilidad y lo peor, se había puesto mas severa, ahora hasta  los hombres le temían. Muchos comentaban que estaba amargada por no tener compañero.

Gente de muchas partes, de otras ciudades viajaban especialmente para ella decidiera en algunas discusiones, claro, nadie sabia que tenia 16 años, a ojos de todos, era una goreana implacable, autocontrolada y severa, que vivía para hacer cumplir la ley, una digna hija de sus padres y un orgullo para Cardonicus.

Yo estaba feliz por ella, la conocía bien, pero sabía que algo le pasaba, en las noches no conciliaba bien el sueño, a veces despertaba sudando y yo tenía que ayudarla a cambiarse de ropa.

Pero este día, se veía muy decidida, me ordenó acompañarla a la escribanía ahí se sentó y timbó unos documentos, yo observe sorprendida, estaba usando los sellos de AR y si la descubrían con ellos la podrían acusar de traición y matarla.

Sello el ultimo pergamino y me lo extendió.

Yo lo mire atenta era una carta de presentación, de una escriba que postulaba y aceptaba el cargo de skald (escribana) en un pueblo del norte.

Hulneth es un poblado del norte, casi un campamento, muy tranquilo, allá las mujeres no llevan velos, deben hacer algunas labores como cocinar, ya que no son abundantes las kajiras, pero se necesitan azules para las uniones y los títulos de propiedad, el caso es que por lo inhóspito del lugar nadie de casta alta va a vivir allá, recientemente enviaron un vulo solicitando una aprendiz o un escriba, como el pretor no esta y yo estoy a cargo en su ausencia, me tome la libertad de aceptar el ofrecimiento, me hablaba con solemnidad y se aseguraba de que entendiera cada palabra.

-          Pero ¿ Se irá de aquí dama?- exclame sorprendida, en unos meses ella había logrado mas poder en esta ciudad del que siempre tuvo en AR, no podía creer que se fuera, la miraba atenta a ver que me respondía.

-          No me estas comprendiendo, me dijo, se quito el velo y me permitió ver su rostro, se veía seria, tranquila y madura, me asombró ver la transformación que había tenido en tan poco tiempo.

Lentamente tomo un pergamino y me lo extendió, era un certificado de defunción timbrado por el sello de la ciudad y el pretor, y una nota que iba dirigida a …

-          A mi Amo, exclame, rápidamente mire el certificado y busque los nombres, ahí estaba en perfecta caligrafía mi nombre, se informa oficialmente de la muerte de la kajira Aeris como parte de la plaga, sé que es inusual, pero me siento responsable de esta perdida y es mi interés responder económicamente por esta situación, Elis de Cardonicus, terminé de leer en voz alta y la miraba perpleja. Baje la mirada sumisa, pensando que me enterraría una aguja con veneno de las que siempre llevaba con ellas, cerré mis ojos y espere el piquete que nunca llegó.

En cambio me cayo encima un vestido, deja de estar sin hacer nada me dijo, creo que ella pensaba que yo comprendía lo que ocurría, no quise decepcionarla, preguntándole que pasaba, abrí mis ojos y sostuve el vestido, ella me miraba impaciente.

-          Póntelo me ordeno.

Cumplí la orden, en mi mente comenzaba a visualizar una idea, pero no me atrevía a darle crédito.

-          Bien, esta es una carta de manumisión firmada y sellada por tu amo, es una falsificación mía, no la muestres a menos que te la exijan y no lo harán a menos que muestres tu pierna. Mientras hablaba se había acercado con una especie de llave que mas parecía una cuchilla y forzaba la cerradura de mi collar, es una suerte que no te pusieran uno de esos soldados me dijo, mientras lo quitaba. Entonces como te decía, aquí tienes una carta sellada por la jefa de escribas de AR acreditándote como escriba, yo la hice, este pueblo queda muy al norte, no creo que nadie dude de esos sellos, me puse como referencia y como mi nombre se comienza a hacer conocido si escriben preguntando si te conozco simplemente diré que sí.

-          Mi Amo, exclame sin si quiera pensar en con quien hablaba. Un bofetón me dio vuelta la cara.

-          Ashmina, estoy arriesgando mi cuello al hacer esto, si me preguntan de donde sacaste todos esos documentos, yo diré que los falsificaste, ten un poco de respeto por mi esfuerzo y jamás vuelvas a llamar a nadie Amo, en todo caso, si decides seguir de rodillas, lo harás, solo que con otro Amo, es tu decisión, en este mundo es muy fácil volver a ser kajira.

-          Escuchaba sus palabras atenta, me había llamado Ashmina, atrás quedaban los días de rodillas, los de Mía, los de Aeris.

Me vestí, cubrí  mi cuerpo y me coloque los velos , tome todos los papeles y los puse en una pequeña bolsa la que colgué a mi cinturón.

-          Sígueme, me dijo esta vez, podía ver que no era una orden sonreía me guio hacia la parte mas alta de la ciudad, allí vi a un tarn mas que conocido, y el único de esos bicharracos al que no le tenia miedo.

-          Señor Bart, aquí tiene a su hermana, tal como se lo prometí.

-          Me sorprendí de escuchar esa declaración y me volví de pronto, le vi aparecer de la nada y sonreírme, se acercó y me abrazó como siempre lo hacia, estrechándome contra su pecho, beso mi frente y mis mejillas, hermanita, dijo llorando.

-          Hermanito, respondí correspondiendo por primera vez a su abrazo y llore sobre su pecho.

-          Gracias Elis, te debo una, no me soltaba me tenia aferrada a él, podía verlo diferente, ahora no tenía olor a paga, estaba mejor presentado, no era el borracho que conocí en el pasado, y pensaba que Elis tenia algo que ver en ese cambio.

Él había acondicionado un canasto al tarn, viajaría como Lady, me ubique en mi lugar y comencé a ordenar los pergaminos que me había dado ELis, ahora era Lady Ashmina, una escriba de Ar que viajaba con escolta a Hulneth donde residiría de ahora en adelante.

-          Quiero que tengas esto Elis, en tus momentos de soledad, recuerda que nunca mas estarás sola.

Ella tomó el objeto que le entregaba, era una banda de capitán de un casta roja,  un  capitán de la gloriosa Ar, el mercenario, era un compatriota, sonrió, se cubrió nuevamente con el velo, y bajo, mi hermano y yo nos elevamos muy alto para emprender el viaje.

Una  mano después de nuestra  partida arribamos a Hulneth un poblado del norte, donde mi hermano se aseguro de instalarme, protegerme, contratar quien me cocinara, escolta, se quedo un mes cuidándome y cuando estuvo seguro de que nadie dudaba de mis cartas de presentación y que no sería kajira de nuevo, emprendió su regreso a Cardonicus, extrañaría esa ciudad, pero mi nueva vida estaba empezando.

Leído 1283 veces
Trysha

  • Soy Simplemente Trysh, la de siempre, pero con mas ganas y nuevos sueños.

"Me he hecho fuerte, pero a veces quiero volverme débil y que me protejas"...(Alma Rota)

 

Más en esta categoría: « kajira La Kajira »

3 comentarios

  • Enlace al Comentario Alice_abysm Lunes, 10 Septiembre 2012 08:02 publicado por Alice_abysm

    Wow, me sorprende que lady Elis haya hecho todo eso, supongo que ashmina si habia sido su amiga en antaño. Este es el final? Me encanto la historia y ese final vainilla para ashmina, que al final recobro su nombre y dejo de ser kajira. Aunque me da un poquito de pena por el sanador verde, era mi favorito y quizas no vuelva T.T
    Yo sabia que tenia que haber una relacion entre Bart y ashmina, parientes o algo y resulta que son hermanos. Estupendo, Un beso :)
    PD: Si este es el final, recuerda que hoy comienza el fic de potter, no lo he olvidado y vi en un comentario que lo publicarias hoy :)

  • Enlace al Comentario Blacknordok Lunes, 10 Septiembre 2012 11:28 publicado por Blacknordok

    Que giro argumental para el final. Un final estupendo, aunque me pregunto que habrá sido de Lana. Pero me alegro de que haya podido dejar al vida de esclava.

  • Enlace al Comentario Trysha Lunes, 10 Septiembre 2012 13:46 publicado por Trysha

    Muchas gracias a ambos por sus comentarios, es un gran aliciente saber que la siguieron, espero les guste tambien el epilogo.
    Síiii recuerdo que publicare historias de harry potter, supongo que mi terapia será terminar todas aquellas historias que abandoné en el pasado, pero como reviviste a Abirham haré lo que quieras :-P muackkk ya te dije que estoy feliz por eso no??
    nuevamente muchas gracias, sé que es tonto, pero es la primera vez que termino una historia tal como la tenia pensada, solitudine no cuenta... por ahora me veran pasearme por otros universos... mas adelante volveran de Gor, la historia de Melho Boa, y las cronicas o el diario de Elis, aun no me decido.
    Un besote.

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.