"Hay personas silenciosas que son mucho más interesantes que los mejores oradores."

(Benjamin Disraeli)

Jueves, 15 Mayo 2014 16:26

Desperté 2

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

II

Yo tenía poco mas de 30 cuando desperté, recuerdo que miraba a las personas, absortas en pequeñeces insignificantes y comencé a pensar que se esconde más allá, sobre la base de que hay cosas que no veía, miré con nuevos ojos mi mundo.

Aquello de lo que nadie hablaba, aquello que todos trataban de esconder y fue rápido descubrirlo, habían voces que lo decían, voces que nadie quería oír y a la que todos sistemáticamente ignoraban, el mundo, mi mundo caminaba a pasos agigantados a su propio colapso.

Siempre escuchábamos frases en la radio y televisión que decían los científicos anuncian que en 20 años no habrá chocolate, y todos nos preguntaban qué haríamos cuando eso ocurriera, pero el conductor no tardaba en decir, así que a comer todo lo que puedan ahora y la gente lo hacía.

Ignoraban un mensaje potente, ¿Qué mas no habría en 20 años? Y que pasaría en 50 años, las voces más optimistas decían que en 100 años no habría nada para comer, que el número de  humanos sería tan exponencialmente alto, que la vida en el planeta sería insustentable, las voces más pesimistas, decían esto ocurría en 30 años.    

Ni lo uno, ni lo otro, la vida se empezó a hacer difícil 10 años después, los alimentos transgénicos abundaban, los arboles estaban casi desaparecidos,  los calores eran terribles y por razones que no comprendíamos abundaban los terremotos por todo el mundo.

En un principio nos ayudábamos unos a otros, las noticias a veces informaban de comunidades que morían misteriosamente, o extraños virus que afectaban localidades matando todos los habitantes, nosotros seguíamos reconstruyéndonos, una y otra vez, bastante ajemos a lo que ocurría fuera del mundo, el numero de inmigrantes aumentaba, gente desesperada por quedarse aquí, que nos hablaban de horrores que no conocíamos, hambre, miseria, pero pronto las políticas migratorias se endurecieron, las deportaciones comenzaron a ser en masa, y las fronteras se amurallaban.

Recuerdo que estaba más preocupada de mi hijo, romances, sabía que algo ocurría porque desde España me contaban de crisis, había rumores de pestes extrañas en india.

Nos estaban exterminando, pero los criterios de extinción eran vagos, a veces, una religión desaparecía, otras lo hacían alguna etnia que había nacido misteriosamente con alguna debilidad cromosómica, y miraba crecer a mi hijo, que se hacia un hombre y lentamente comenzaba a preguntarme cuanto de vida le quedaría y que calidad de vida tendría.

Las cosas no iban bien, mi madre llevaba años acopiando agua, en un comienzo me hablaron de mal de Diógenes, pero yo sabía que su lógica no era tan equivocada, así que de vez en cuando aporte algún bidón, con mi cuñado compramos un terreno en la cordillera, lejos de todo y pusimos una cabaña de madera lo suficientemente amplia como para ser casa de veraneo familiar.

En la ciudad las cosas se complicaban, la gente ahora consumía marihuana legalmente y vivía adormecida, adormecida al triste hecho de que moríamos, que no alcanzaba el alimento para todos y que lejos de nosotros en algunos otros lugares del mundo la gente moría para que nosotros pudiéramos vivir, existían países pobres, que no podían sustentarse solos.

La gente dormía ante esta realidad, pero  estaba despierta y sabía que tarde o temprano se acabarían los criterios de exclusión, las pequeñas religiones, las pequeñas etnias y entonces esto seria una carnicería y seriamos todos contra todos.

Yo estaba despierta, angustiada y jugando a que vivía una vida normal, a espera de que se encendiera a la alarma.

Y la alarma se encendió, yo estaban despierta cuando salió la ley del consumo de carne, por enfermedades en la carne solo vendría la carne fileteada, o embazada en pequeños trozos, luego de haber sufrido algunos procesos, de venado decían algunos, de cebú otros, y los mas locos de carne australiano-

Yo estaba despierta, yo lo supe---habíamos empezado a comernos unos a otros.

Leído 1106 veces
Trysha

  • Soy Simplemente Trysh, la de siempre, pero con mas ganas y nuevos sueños.

"Me he hecho fuerte, pero a veces quiero volverme débil y que me protejas"...(Alma Rota)

 

Más en esta categoría: « Desperté Blacknordok »
Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.