"Acá hay tres clases de gente: las que se matan trabajando, las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse."

(Mario Benedetti)

 

Viernes, 19 Abril 2013 05:34

Sombreros calientes y el culo ventilado

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

 

Caminante no hay camino. Significará eso algo, digo yo, algo metafísico. Yo camino por un camino, y soy un caminante, y este camino de tierra en particular es agradable y pacífico. No veo el mar, pero el viento llega salado y fresco; por alguna parte andará. Es julio, creo. ¡Julio! Brillante ocurrencia, la mía, peregrinar tan lejos de la sombra y la sangría. De las mozas playeras enseñando las franciscas. Estoy en el Norte, por Asturias quizá, con mi mochila y mi sombrero y mis axilas encharcadas. Este viaje, este viaje que no parece tener fin, me pregunto si me estará cambiando. Esa era la idea, alejarme de mi vida en pos de mi verdadera identidad, más allá de mis círculos habituales. ¡Pero Dios! Qué duro es esto, con las ampollas en los pies y el peltre vacío. ¿Que hora es? ¿Que día? ¿Cómo me siento exactamente, que es esto? Quizá siento paz, o soledad inquieta, o desazón, es difícil saberlo sin hablar con nadie. ¡Necesito referencias externas! Los lugareños me dan agua y conversación amable, no puedo exigir a nadie que me defina. ¡Demasiado! Añoro hablar, hablar de verdad. Y al perro también, añoro al perro. 

 

Cicerón fue un perro sin amo que me acompañó durante tres días, hará cosa de un mes. Estaba perdido y me escogió. Creo que era un mil leches, y poseía una simpatía de veinte pares de cojones, el gran Cicerón. Perraco mío, desapareció a la tercera noche, cuando acampamos en una arboleda dejada de la mano de Krishna. Debió de encontrar algo fascinante, mucho mejor que yo. Fue una lástima, un perro justifica el silencio. Y me encantaba su nombre tan distinguido, Cicerón. Es un buen nombre para un perro, respetable, por eso se lo puse. Y se fue, con nombre y todo, y la panza rellena de mis víveres.

 

Debería encontrar un trabajo. No deseo, aún, volver a casa, pero los calzones empiezan a rasgarse por las costuras del culo, y perdí la otra muda en un accidente de alquitrán. Hay polvo, mucho polvo en este camino, polvo blanquecino que, junto a la sal voladora, me resecan la piel. Estaría fetén encontrar una urbanización y bañarme en pis con cloro. ¡Pero ay! ¡Como para levantar un complejo turístico aquí, en el ano de España! Necesito cuartos, pero esquivo caballero es don dinero. Hay una granja de vez en cuando, pero todo eso de los contratos de una semana se está perdiendo, naide quiere forasteros bajo su techo. Un vasito de agua y a pastar, jovencito. Como mucho, veinte pavos por un día de trabajo sudoroso. ¡Qué despropósito! Las primeras semanas de viaje fueron la polla con cebolla. Podía dormir en hostales, ¡en hostales!, dos o tres veces por semana, y siempre tenían sandía fresca cortada para el postre. ¡Y lavandería! La ropa sucia es tremendamente incómoda, es como vestir cartón fosilizado, en verdad. El sombrero, en cambio, aguanta de puta madre, el sombrero Panamá cuya etiqueta afirma que fue fabricado por familias ecuatorianas. ¡Familias!, todos juntos haciendo sombreros, suena fantástico. Me gustaría hacer sombreros con mis padres y mis hermanas. Un domingo por la tarde, hilvanando la paja, contando historias y bebiendo té helado con mucho hielo. Toneladas de hielo. Quizá en Ecuador no sea tan idílico. Seguramente no. Terratenientes con fustas en la mano, ya te digo, y el té helado sin hielo. Muahaha. ¡Pero que sabré yo, de Ecuador! Yo no se nada, aunque tenga hipótesis sobre todo. ¿Que hora debe de ser? ¿Las cuatro de la tarde? Mi reloj, lo perdí de madrugada, cuando me expulsaron de una propiedad privada a punta de escopeta. "Es de perdigones, hijo, pero doler te va a doler un huevo. Largo." Fue la primera vez que me lo quité para dormir, tenía la muñeca algo irritada. Ahora está la mar de bien, sin reloj, mejor que nunca. Tócatelos a dos manos.

 

"Caminante no hay camino", ya lo pillo. Significa que, si caminas lo suficiente, acabas tan hecho mierda que no sabes ni por donde vas. Eureka. "Se hace camino al andar", claro, estás desnutrido y arrastras los pies, dejándolo todo listo para asfaltar. Gluk, gluk, y no queda agua, a saber hasta cuando. Nunca habría pensado que se podía andar tanto tiempo sin encontrar civilización, para ello sería necesario tomar siempre el desvío equivocado, y conociendo mi suerte como la conozco, eso es exactamente lo que ha pasado."Caminante no hay camino, sobretodo si te has perdido."

 

¿Por qué? ¿Por qué partir? Tenía Fantas en la nevera y pan Bimbo en la despensa, planes para el sábado noche y un estante con frutos secos variados. ¡Y grifos! Es el problema de los humanos, aguantamos lo inaguantable y luego nos da por compensar a lo bestia. Vivir un cuarto de siglo en el mismo lugar, con la misma gente, eso acabó conmigo. No hay nada más que decir. Nunca he sido infeliz, pero feliz tampoco. ¿Qué hacer? ¡Salir por patas! Así somos, huyendo hacia adelante. Puedo decir mil razones existenciales para justificar este viaje, pero no dejaría de ser una huida. Escapar de la responsabilidad y pasarte todo el viaje descifrando si vale o no la pena. Lo de no trabajar está bien, muy bien. Se lo recomendaría a todo el mundo. No obstante, lo de cagar en zanjas está acabando conmigo. Es difícil saber si he encontrado las respuestas que buscaba, si estoy mejor o peor. Es distinto, de eso no hay duda, pero no tengo ni idea de si estoy sacando algo positivo de esto. Veo mundo, sufro, y me como el coco a todas horas sobre los grandes interrogantes de la humanidad. Y supongo que a nadie le importa, soy inocuo para la sociedad. Supongo que las cosas tienen el significado que queramos darles. Podría ir de monje por la vida, de peregrino iluminado. Pero me cago en todo, estoy demasiado agotado para mentir. Antes estaba ahí, ahora estoy aquí, eso es todo. Que más da, tú… Hasta que el cuerpo aguante, luego ya veremos. En eso consiste la vida, después de todo, hacer algo y esperar su efecto. A veces aciertas, otras no, y esa es la clave de la felicidad: tener suerte.

 

¡Mujeres! ¡Hay mujeres ahí delante! ¡Tres mujeres! Son tres, jóvenes y bonicas. Con mochila y todo, caminantes de mi especie. La del medio camina de espaldas a sus amigas, charlando alegremente; está jamonísima. Encuentros casuales en tierras inhóspitas, materia prima para una gran historia de amor. ¿Que no? Este, este podría ser el instante crucial de mi peregrinación, no es momento de dudar. Camino más deprisa que ellas, y las acabo atrapando.

 

-¡Buenas tardes! -Les digo -¿Hacia donde vais?

-Desculpe -Dice la jamona - Eu não falo espanhol.

-¡Ah, português! Eu falo Português -Le digo -¿Como você vai?

-No eres muy bueno pillando indirectas, ¿a que no?

-Oh.

 

Mierda.

Leído 1694 veces

4 comentarios

  • Enlace al Comentario Trysha Viernes, 19 Abril 2013 11:04 publicado por Trysha

    jjajajaja
    a veces me pregunto si todo esto es producto de tu imaginacion o de verdad andabas cagando en zanjas...

    otras me pregunto... sobre todo al leerte... si la felicidad existe, o es otro invento del siglo XIX para contentar a la plebe... como el amor, que no hace mas que traer frustracion y problemas... sí de eso se entiende que no he sentido ninguna de las dos.

    Es lindo leerte, sacas sonrisa, seguro otros te daran elogios que te gusten mas... y sean mejor apreciados.

    Por cierto es café... en sudamerica, salvo en Chile el té no es muy apreciado, ellos beben cafe y en argentina, uruguay y paraguay mate, con algunas variaciones de hierbas... en bolivia, es té pero de coca...

  • Enlace al Comentario Mandragás Viernes, 19 Abril 2013 13:46 publicado por Mandragás

    Hey Jud! dieciocho los ojos. Gracioso como solo tú sabes. Hay situaciones que, según quien las narre, te sonríes, te descojonas, te admiras, o las tres cosas. :l :D 8o.

    té de coca? se te dormirá el esfinter, no?

  • Enlace al Comentario Blacknordok Viernes, 19 Abril 2013 21:10 publicado por Blacknordok

    Siempre consigues crear textos dinámicos y refrescantes (aun con el calor que pasa el pobre caminante XD)

    Me encanta cómo logras sacarme una carcajada, sigue así, jud.

  • Enlace al Comentario Nama Lunes, 22 Abril 2013 03:35 publicado por Nama

    Nos pasamos la vida razonando, como el andarín Gouda, con lo que no son nada mas que hipótesis pero nos valen para dar los pasos siguientes ... Y no era te sino café. Lo que nos faltaba: afinar el pensamiento y convertir las hipótesis en certezas. Si no son nada más que zanahorias para que sigamos caminando.

Inicia sesión para enviar comentarios
HOMEFANFICS - Leer te hace libre © 2018 | Términos de Uso | . . . Diseñado por: Carlos Matamala V.